La Convivencia entre Gatos y Perros

Aunque muchas personas consideren que la convivencia entre perros y gatos, puede convertirse en una batalla campal, no siempre esto es cierto. Es verdad, que cuando un perro ve a un gato desconocido, reacciona instintivamente, saliendo a perseguirlo y a tratar de atraparlo, mientras que el gato reacciona agresivamente y se produce un enfrentamiento entre ambos animales en donde uno de ellos, o ambos pueden terminar saliendo heridos. Aunque suceda todo esto que acabamos de explicar, he conocido muchos lugares en donde los gatos y los perros conviven perfectamente como grandes amigos, es mas, son prácticamente inseparables.

Pero ¿cuál es el secreto para lograrlo? Primero que todo, déjenme decirles, que si ambos animalitos son cachorros, será mucho mas fácil lograr la armonía en la convivencia de ambos, ya que crecerán compartiendo no solo el mismo territorio, sino también los juegos y el ambiente, por lo que facilitará su relación y amistad. Si por el contrario, no se han criado juntos y ya tenemos un gato adulto y llega a casa un perro cachorro, la convivencia será menos fácil, pero muy llevadera, ya que los gatos son animales que se adaptan muy bien a los cambios.

De igual manera, si la nueva mascota que traemos es un perro adulto pero de raza dócil, tampoco se generarán mayores problemas. Los problemas vendrán, en caso de que sea un perro adulto quien tenga que aceptar la llegada de un gato. Los perros son mas difíciles a la hora de adaptarse a cambios y a compartir su territorio, por lo que sentirá que le están invadiendo su espacio y podría mostrarse agresivo. Lo mejor es esperar a que se acostumbren el uno al otro, asegurándonos que cuando lo hagan se encuentren tranquilos y sin ganas de comer.


Escribe un comentario