La castración y esterilización felinas

Gato

Cuando se tiene un gato (o gata) como animal de compañía, como un compañero de juegos y de ¿por qué no? confidencias, lo más aconsejable es llevarlo a castrar o esterilizar entre los 4 y 6 meses de edad (aconsejable llevarlo sobre los 6 meses, a fin de evitar problemas de desarrollo especialmente en el caso de los machos), a fin de evitar problemas de marcaje o camadas indeseadas, con el consiguiente alto riesgo de abandono de los gatitos. Este es un tema que se ha de tomar seriamente, es decir, convivir con un animal conlleva unos cuidados mínimos, no sólo para con él, sino también para el resto de la comunidad en el caso de que lo dejemos salir al exterior.

El abandono es un problema muy serio que debería de ser erradicado cuanto antes. Todos tienen derecho a tener una familia, y esa familia debe de ser para siempre, no sólo para unos meses. Esterilizar o castrar a un gato es algo que se hace en muy poco tiempo. Además, en tan sólo unos días estará de nuevo correteando y haciendo vida normal.

Gato

Diferencias entre castración y esterilización


Las diferencias son las siguientes:

-Castración

  • La castración consiste en extirpar las glándulas sexuales del animal.
  • Si el gato se vuelve ”agresivo” durante el celo, es probable que tras la operación ya no le vuelva a ocurrir.
  • Tienen tendencia a aumentar de peso, es por ello que habrá que consultar al veterinario sobre qué dieta o qué cantidad de comida se le debe dar. Asimismo también será aconsejable que haga ejercicio en casa (jugar).

-Esterilización

  • La esterilización consiste en extirpar todo el aparato reproductor del animal.
  • Es una operación que se hace, no sólo para evitar embarazos no deseados, sino también para evitar ciertas enfermedades como el cáncer.
  • El carácter puede cambiar. Se puede volver más tranquilo, más cariñoso y más sociable. En el caso de que salga al exterior, será un animal que no se alejará más de una manzana en el caso de las hembras, o de dos en el caso de los machos (más o menos).

Gato blanco

Ambas operaciones deberá de hacerlas un veterinario colegiado, en una clínica u hospital veterinario, a fin de que tanto la operación como el post-operatorio sean un éxito para que el gato pueda volver a su vida normal lo antes posible.

 


Escribe un comentario