¿La casa es tuya… o de tu gato?

Gato en caja

Normalmente pensamos que la casa donde vivimos es nuestra, ya que somos nosotros los que pagamos las facturas y, además, es nuestro nombre el que aparece en los papeles que firmamos cuando nos mudamos.

Pero… ¿qué opina tu gato de todo esto? Lo cierto es que te vas a llevar una sorpresa cuando leas esto. Mira, mira…

Tu gato, desde el primer día en que llegó, no cesa de dejar su olor (feromonas) allá por donde pasa: cama, puertas, personas, otros animales… Es un comportamiento muy natural instintivo para él, ya que es su manera de decir a los demás que ese es su territorio.

Espera, espera, ¿SU territorio? En efecto. Tengas una mansión o un piso pequeño, la superficie de tu hogar tiene un dueño, y no, no eres tú… sino más bien aquel peludo que descansa en el sofá, y que te mira despreocupado en estos momentos, sabiendo que le vas a dar todo lo que te pida; algo que, por supuesto, vas a hacer encantado/a, ¿o me equivoco? Una simple mirada basta para derretirnos a más de uno, y ponernos a sus pies. Ellos nos conocen incluso mejor que nosotros mismos, hasta el punto de que saben cuándo pueden dejar caer objetos, y cuántos.

Gata

Pero volvamos al tema que nos ocupa. Como sabemos, son animales muy territoriales, los cuales defenderán su territorio a toda costa de posibles intrusos. Por ello es tan importante que el animal haya tenido una adecuada socialización, especialmente si se tiene pensado añadir un nuevo miembro a la familia a corto o a medio plazo, ya sea humano u otro animal.

Así que nada, por muchos papeles que tengamos, al final nuestro hogar es sólo del gato. Y es él el que lo comparte con nosotros. Sólo nos queda seguir conviviendo en armonía con nuestro peludo, y seguir disfrutando de sus travesuras y ronroneos.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario