KattenKabinet, el Museo de los Gatos

Mosaico en el Museo de gatos KattenKabinet

Aunque los gatos aún deben soportar la discriminación y malos conceptos que de ellos se tienen en Occidente, siempre ha habido personas que saben apreciarlos y que se han convertido en auténticos devotos de estos singulares animalitos.

Tal es el caso del holandés Bob Meijer, quien desde 1990 dirige un curioso museo en Ámsterdam cuyo contenido gira entorno a una única temática: los gatos.

La idea de esta institución surgió tras la muerte de John Pierpont Morgan, la amada mascota de Meijer, y sobre la que existía una gran cantidad de obras artísticas, como pinturas y esculturas, que su dueño había enviado realizar para cada uno de sus cumpleaños. De esta forma, estas piezas serian la base del acervo del KattenKabinet, pero con los años se le irían uniendo otras obras de arte que, sorprendentemente, incluirían entre sus autores a firmas como la de Rembrandt, Picasso y Hellen Frink.

Sala del Museo de Gatos KattenKabinet

La colección del KattenKabinet se alberga en una antigua y suntuosa residencia del siglo XVII, por cuyas salas se diseminan pinturas, esculturas, ilustraciones, fotografías y hasta una selecta biblioteca centrada en los gatos, pero siempre siguiendo el estilo de la casona, por lo que al recorrerla uno no se siente en un museo, sino mas bien en una señorial residencia de algún excéntrico amante de los gatos.

Tal es el éxito que ha alcanzado este museo de la capital holandesa, que ha llegado a codearse en nivel de publico con los celebres museos de Rembrandt, Van Gogh, Anna Frank y el Museo Nacional; si como que también ha llamado la atención de otros “gatofilos” que han ayudado a incrementar la colección con sus aportes particulares, convirtiendo al KattenKabinet como una referencia clave a la hora de considerar la figura del gato en el arte y su reracionamiento con el ser humano.


Un comentario

  1.   magatiza dijo

    Bien claro lo están explicando en el artículo: “La idea de esta institución surgió tras la muerte de John Pierpont Morgan, la amada mascota de Meijer, y sobre la que existía una gran cantidad de obras artísticas, como pinturas y esculturas, que su dueño había enviado realizar para cada uno de sus cumpleaños.De esta forma, estas piezas serian la base del acervo del KattenKabinet…”
    Además de esto, creo que se debe a que los gatos son animales demasiado plásticos, de ahí la gran cantidad de arte alusivo e inspirados en ellos. Y esto no es reciente, en el antiguo Egipto ya adoraban a este felino y lo plasmaban en sus templos y pirámides.

Escribe un comentario