Gatos huérfanos

Cuando tenemos en casa una gatita y esta queda embarazada, al dar a luz, puede suceder que esta muera y que los recién nacidos queden huérfanos. También puede suceder que un día caminando en la calle escuches unos chillidos y te des cuenta que un gato ha sido abandonado y es huérfano, por lo que es importante que conozcas algunas de las cosas que debes hacer para ayudar a estos animalitos a sobrevivir.

Lo ideal será que consigas una gata nodriza para que los pueda alimentar y cuidar, al tiempo que los adopta, aunque lo más probable es que no adopte a más de 2 gatos, por lo que la siguiente opción será que tu mismo te conviertas en su padre adoptivo.

Lo más importante es que trates siempre de mantenerlos muy bien abrigados, colocándolos en una cesta de mimbre o una caja de cartón con papel periódico en el fondo. Este papel deberá ser cambiado diariamente y complementado con unas mantas o chalecos de lana.  Si vives en un lugar donde las temperaturas son muy bajas, te recomiendo que utilices una bolsa de agua caliente envuelta con mantas para darles mayor abrigo

Es importante que tengas en cuenta que durante la primera semana, deberás alimentarlo cada hora, y a medida que pasa el tiempo puedes ampliar el plazo a dos y a 4 horas. También deberás mantenerlos hidratados, dándoles agua, aunque lo ideal será darles leche maternizada que podrás encontrar en las clínicas veterinarias.

Como generalmente la gata es la encargada de la higiene de los pequeños, deberás encargarte tu mismo de sacarles los gases, frotando suavemente su espalda después de alimentarlos, así como también frotarles su estómago para estimularlos a que orinen y defequen.

La historia de cualquiera de estos pobres animalitos sería digna de ser llevada a la pantalla, sin la necesidad de ser un Garfield, la aventura de sobrevivir es digna del mejor de los films


Escribe un comentario