¡Gatos en la nieve!

Gato

Quizás convivas, como yo, con un gato friolero que no duda en meterse debajo de las mantas a fin de protegerse del frío, y que por supuesto no tenga ningunas ganas ni siquiera de asomarse por la ventana. Y es que, claro, ¿quién va a querer salir con el tiempo que está haciendo? Pero… hay otros felinos de su misma especie que opinan todo lo contrario.

¿Cómo lo hacen? ¿Cómo es posible que parezca incluso que se diviertan correteando por la nieve? He aquí las respuestas a estas preguntas.

El gato doméstico que conocemos hoy, es la consecuencia o el resultado de un largo periodo de evolución. Se cree que es originario del gato africano, y aunque en ese país haga mucha calor, lo cierto es que en algunos rincones puede llegar a nevar. Estos animales se tienen que adaptar a vivir en diferentes condiciones climatológicas, y es por ello que puedes verlos tan tranquilos ya sea en el desierto, o en las montañas en donde los inviernos son bastante crudos.

Nuestro amigo peludo lleva todo eso en sus genes. Pero la genética no lo es todo: los gatos sin pelo como los Sphynx, por su propia seguridad deben de estar bien abrigados a fin de evitar que tenga problemas de salud. Además, al igual que ocurre con nosotros, habrá individuos a los que les chifle estar en contacto con la nieve, y habrá otros que prefieran estar calentitos bajo el mantel de la mesa mientras veis la televisión.

Gato

También influye mucho el ambiente en el que vive. Quizás has oído decir a alguien alguna vez que una persona que vive en un clima tropical, le costará mucho adaptarse a un clima más norteño. En este caso ocurre lo mismo. Si el gato tiene contacto con la nieve desde jovencito, lo más seguro es que disfrute de ella cuando sea adulto.

Es curioso, ¿verdad? ¿Lo sabías?


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario