Gatos bosque de Noruega

Gato bosque de Noruega

¿Te gustan los gatos grandes y peludos? Entonces te encantarán los gatos bosque de Noruega. Con su pelo semilargo y su mirada entrañable, podríamos pensar que estamos ante un peluche; eso sí, un peluche que no sólo está vivo sino que además disfruta estando rodeado de seres queridos.

Es una de las pocas razas ”puras”, es decir, que no ha sido demasiado modificada por el ser humano, que existen. Es grande, afectuoso y social. ¿Qué más se puede pedir? Sepamos más sobre este hermoso gato.

Historia de los gatos bosque de Noruega

Gato noruego

La raza del gato bosque de Noruega es endémica de los países escandinavos. Hoy en día se ha vuelto muy popular, hasta el punto de que son muchas las personas que deseen convivir con un animal tan magnífico como él. Eso sí, su origen exacto todavía no está claro, aunque se cree que es el resultado de la mezcla entre gatos prehistóricos de pelo corto del sur de Europa que migraron a los países escandinavos y de otros gatos de pelo largo procedentes de Oriente Medio.

Lo que sí se sabe es que es una raza antigua, puesto que ya se hacía referencia a ellos en la mitología nórdica. Hay un cuento popular que dice que el carruaje de la diosa Freya (quien representaba la belleza y el amor) estaba tirado por gatos blancos de esta raza, y que el dios Thor (era llamado también el dios del trueno, que representaba la fuerza) que era el más fuerte de todos, no pudo levantarlo.

Para encontrar una fuente histórica más plausible, podemos recurrir a los documentos que dejó un sacerdote danés que vivía en Noruega llamado Peter Friis. Este hombre en el año 1599 clasificó en tres tipos al lince noruego: lobo-lince, zorro-lince, y gato-lince, el cual ahora sabemos que es el gato Bosque de Noruega.

En épocas más recientes, en 1979, la FIFe (Federación Internacional Felina) la reconoció por fin como raza, y cuando el rey Olav de Noruega la llamó ”mascota nacional”, su popularidad no hizo sino que aumentar.

Características de los gatos bosque de Noruega

Bosque de Noruega

Estos gatos son de tamaño grande, con un peso máximo de 9kg. Tienen un cuerpo fuerte, alargado y robusto, con las patas traseras más largas que las delanteras. Su cabeza es triangular, y sus ojos son grandes, ligeramente oblicuos, de color almendra. La cola es larga y peluda, como peludos son ellos 🙂 . El pelaje es semilargo, con doble capa, de cualquier color excepto chocolate, lila, canela, colourpoint y fawn.

Estos animales están hechos para vivir sin problemas en entornos muy fríos, puesto que en Noruega las nevadas son unos fenómenos habituales durante los meses de invierno. Aún así, ello no significa que deban vivir forzosamente en climas fríos, al contrario: pueden estar en lugares cálidos, siempre que se les dé unos cuidados específicos que más adelante veremos.

Comportamiento de los gatos bosques de Noruega

Gato noruego gris

El gato noruego es el perfecto compañero para personas que quieren la compañía de un peludo cariñoso, pero sin llegar a estar muy pendiente de ellos. El Bosque de Noruega es un gato independiente, y también muy inteligente, al que no le importará estar un tiempo a solas si se le deja -y esto es muy importante- algo con lo que pueda entretenerse, como una cuerda colgada de la puerta y/o un juguete para gatos rellena de premios -para gatos- o de salchichas. Pero también se derretirá en tus manos cuando lo acaricies 🙂 .

Además, hay que tener presente que es un gato que, sin llegar a ser hiperactivo, sí que le gusta moverse. Caminar, correr, saltar. Si dispones de jardín o de un patio, es muy recomendable que se le deje salir a explorar, por supuesto, habiendo puesto antes barreras de, como mínimo, 2m para evitar que el gato pueda salirse.

Si esta idea no te acaba de gustar, o si no quieres correr riesgos, siempre puedes hacer de tu casa una vivienda para felinos. Para ello, puedes poner varios estantes-rascador (tablas de madera a las que se les puede envolver con cuerdas de rafia o con tela de alfombra), hacerte con algunos rascadores -alguno que sea alto, que toque el techo-, poner algún túnel para gatos… En fin. Deja volar tu imaginación, y seguro que tu gato Bosque de Noruega se lo pasará en grande en tu casa, lugar que es mucho más seguro que el exterior.

Cuidados de los gatos bosque de Noruega

Gato noruego en rascador

Los gatos Bosque de Noruega necesitan una serie de cuidados para estar siempre bonitos y sanos. Además de la ración diaria de mimos, hay que cepillarlos una o dos veces al día, especialmente durante el verano el cual, si es muy caluroso, es probable que nos obligue a pasarle el cepillo más veces. Si vives en un lugar muy caluroso, pásale un trapo húmedo y fresco por el cuerpo, de manera que pueda soportar mejor las altas temperaturas.

Es muy importante también que le dejemos siempre agua limpia y fresca a su alcance, y que le demos una alimentación de calidad, ya sea la dieta BARF o con piensos que no contengan cereales (maíz, trigo, ni harinas). Los cereales y derivados son unos de los principales causantes de las alergias alimentarias en gatos, ya que estos animales son carnívoros y no los pueden digerir bien. Así, si decides darles pienso, lee la etiqueta de los ingredientes, los cuales vendrán ordenados de mayor a menor, según su cantidad. Por ejemplo: 60% carne de ternera, 30% salmón, 10% patata.

Asimismo, debemos de llevarlos al veterinario para que les ponga las vacunas obligatorias, entre ellas, la de la leucemia felina y la del moquillo, y cada vez que sospechemos que algo le pasa, ya que si bien no tiene enfermedades propias de su raza, a veces sí que su salud se puede debilitar un poco provocándole un resfriado o una gripe.

Por lo demás, si buscas un animal cariñoso pero sin llegar a los extremos, que sea independiente e inteligente, el Bosque de Noruega será sin duda tu nuevo mejor amigo. Por lo que, ¿quieres saber qué cuesta?

Precios de los gatos bosque de Noruega

Gato bosques de Noruega

Los gatos Bosque de Noruega están muy solicitados, y eso es algo que saben muy bien los criadores. Elegir el lugar donde vamos a comprar nuestro amigo, no es tarea sencilla, pero hay una serie de cosas que nos pueden ayudar:

  • Las instalaciones del sitio deben de estar limpias.
  • Los gatos tienen que estar bien cuidados, con el pelo sin nudos. Asimismo, los gatitos se mostrarán activos, curiosos.
  • El encargado no debe tener prisa por venderte uno, y no te lo dará con menos de dos meses de edad.
  • Cuando por fin llegue el día, te dará los papeles, tanto los del pedigrí como los de la primera vacuna.

Con todo, su precio ronda los 700 euros. Puedes encontrar por 300 euros, pero te lo entregarán sin los papeles del pedigrí.

Así pues, si al final decides convivir con uno de estos preciosos animales, sólo darte mi más sincera enhorabuena. No te olvides de tener la cámara de fotos siempre a punto, ya que en menos de lo que crees, tu Bosque de Noruega se habrá convertido en un Señor Gato 😉 .


Categorías

Gatos

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario