Gato Bosque Noruego


El Gato Bosque Noruego, es un gato de origen nórdico que vivía en las granjas, y servía de compañía a las mujeres que vivian ahí.

Estos gatos, se caracterizan por tener un pelo muy espeso que los abriga desde sus orejas hasta la punta de su cola, por lo que tienen un aspecto como de cuento de hadas, y por lo que además, han tenido un lugar preponderante y muy importante en la mitología noruega.

Este tipo de gato, se adapta muy bien a la vida dentro de una casa, siendo un animal muy afectuoso, cariñoso y comunicativo, y poco territorial, ya que no le importa compartir su espacio con otras personas u otros animales.

Este gato es muy tranquilo, que disfruta jugar y treparse a lugares altos para quedarse observando lo que sucede a su alrededor. Además tienen un gran apetito, por lo que es importante que controlemos su dieta y tratemos que tengan un actividad física diaria para evitar su obesidad.

Como lo mencionábamos anteriormente, es un gato que tiene el pelo semi largo, con pelaje interior señalando y uno exterior muy brillante y lustroso, que le sirve como repelente para el agua. El color de su pelaje admite distintos tonos de colores, menos el chocolate, el lila y el patrón del gato siamés.

Debido a que es un gato bastante fuerte, no necesita cuidados muy complicados o especiales para mantenerse en buen estado, sin embargo, es importante que prestemos mucha atención al periodo en que empieza a mudar pelo, para suministrarle algún remedio prescrito por el veterinario para ayudarle a eliminar las bolas de pelo que pueden acumularse en su sistema digestivo.


Escribe un comentario