Esterilización en Gatos Machos


Tomar la decisión de castrar o no a nuestro gato es algo difícil. Muchas personas pueden pensar que, si lo hacemos estamos yendo en contra de su naturaleza, lo estaremos privando de su vida sexual. Sin embargo, los gatos no viven la sexualidad como el ser humano. Para ellos es algo simplemente instintivo para reproducirse. Así que solo lo estaremos privando de reproducirse.

La castración, a diferencia de lo que muchas personas piensas, no produce la obesidad o la apatía de nuestras mascotas, por el contrario, evitará la aparición de ciertas enfermedades y disminuye el estrés.

Existen varios métodos para la esterilización de su gato macho:

  • Orquiectomía: Consiste en la extirpación de ambos testículos. De esta forma se eliminará la producción de espermatozoides y de hormonas sexuales. Este procedimiento, es un procedimiento quirúrgico que dura aproximadamente 25 a 40 minutos. Realizando esta operación su gatito no presentará ningún riesgo.
  • Vasectomía: es un procedimiento quirúrgico que consiste en la ligadura del conducto deferente. Tenga en cuenta que esta operación solo evita la producción de espermatozoides, sin embargo su gato seguirá produciendo hormonas sexuales, marcando territorio, y seguirán también las escapadas.

    Posiblemente se esté preguntando qué es mejor ¿la orquiectomía o la vasectomía? Bueno, todo depende de que queramos para nuestro gato. Si queremos erradicar por completo la conducta sexual, su interés por las gatas y algunos rasgos de su comportamiento como marcar territorio, la castración será nuestra mejor opción. Por el contrario, si lo que queremos es asegurarnos que nuestra mascota no procree, pero queremos mantener su comportamiento intacto, la respuesta será la vasectomía.

    Recuerde que cualquiera que sea el método que elija, debe consultar con su médico de confianza para conocer la dieta y los cuidados que debe tener con su mascota después de haber sido sometido a este procedimiento.


    Escribe un comentario