¿Está domesticado el gato?

Gato

¿Está el gato realmente domesticado, o es que ha aprendido a vivir con nosotros? Para buscar la respuesta deberemos de observar cómo se comportan en estado salvaje. Son animales que duermen todo el día, como buenos felinos que son, y cazan por la noche. El motivo es el siguiente: sus presas naturales aparecen cuando el sol se esconde.

No debemos olvidar que, debajo de la piel de nuestro amigo, aún late el espíritu de los felinos como el tigre.

Hace varios miles de años fueron los gatos los que por decisión propia se acercaron a los graneros del Antiguo Egipto, ya que allí acudían muchos ratones. Fue un acto lógico, es decir: allí donde hay comida, la supervivencia está garantizada. El contacto con el humano empezó así, sin previo aviso. Humano y gato sacaron provecho de esa relación, pues les beneficiaba a ambos: los gatos tenían comida, y los egipcios podrían estar seguros de que ningún roedor se comería el maíz.

Pero desde hace relativamente pocos siglos que los hemos metido en nuestras casas y pisos. Les hemos privado de la libertad que tanto les gusta, y nos parecen extrañas las conductas que hacen. Pero no son realmente extrañas: sino que son muy normales. En estado natural marcan su territorio arañando los troncos de los árboles y/o con feromonas que tienen a ambos lados de la boca, y también con orina.

Gato

En nuestros hogares lo más parecido al árbol es un rascador, pero si no lo tiene, arañará sofás. Es muy recomendable que tenga un rascador para poder utilizarlo cada vez que lo considere necesario. Necesitan saciar de algún modo todo aquello que los hace ser gatos: necesitan comportarse como gatos. Prefieren hacer sus necesidades en tierra, pero lógicamente en casa nos es más higiénico una bandeja con arena o con perlas de sílice. Se acostumbrará rápido a hacerlo ahí, pero si no le gusta el sitio y/o la arena, veremos cómo se orina o defeca fuera.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, es más aconsejable dejarles el comedero lleno que darles 1 o 2 veces al día. Si le das comida cruda, repártesela en varias tomas (4 o 5).

Ambos, humano y gato, pueden tener una muy buena relación siempre y cuando se respeten mutuamente.


Escribe un comentario