Epilepsia en Nuestros Gatos I


Aunque muchos no lo crean, la epilepsia, en los últimos años se ha convertido en una enfermedad bastante común en nuestros animales domésticos.

Esta enfermedad, se caracteriza por convulsiones de diferentes intensidades, que ocurren de manera intermitente y cuando menos lo esperamos.

La epilepsia es causada por cortos circuitos cerebrales originados en las neuronas, estas empiezan a enviar y a recibir impulsos eléctricos en el cuerpo, que interfieren con los procesos que se llevan a cabo normalmente en el cerebro.

Pero, ¿Cómo darnos cuenta que nuestro gato sufre de epilepsia? Para saber a ciencia cierta si nuestro animal padece esta enfermedad, debemos visitar un médico veterinario, sin embargo, generalmente, podremos observar pequeños saltos en nuestro animal, el perderá el control de sus movimientos musculares, haciendo que se generen saltos, o movimientos rápidos en su cuerpo.

Si ocurren más de un ataque epiléptico durante 24 horas, se le conoce como convulsiones en racimo, mientras que si ocurre un ataque que dura más de 30 minutos se le llama status epilépticos. Si llegasen a ocurrir cualquiera de estos tipos de ataques debe consultar de inmediato con su veterinario.

Existen varios tipos de epilepsia, que se diferencian entre ellos según la intensidad:

  • Convulsiones Generalizadas: este tipo de ataques ocurren con frecuencia en gatos. Empiezan con la pérdida de conocimiento y el espasmo de sus músculos. Al ocurrir esto, su animalito se desvanecerá, y caerá con la cabeza hacia atrás. Podría empezar a babear de manera excesiva y a experimentar la pérdida de control de esfínteres.
  • Convulsiones Parciales: este tipo de convulsiones son localizadas y son más difíciles de detectar, ya que causa movimientos muy sutiles que muchas veces no se notan.

Escribe un comentario