Cómo enseñar a mi gato a no arañar

Gatito en el sofá

Los gatos utilizan sus uñas para todo: para marcar su territorio, para cazar, para jugar… Son una parte fundamental del cuerpo de un felino, pero claro, pueden hacernos daño. Es cierto que cuando son cachorros no hacen mucho, pero hay que pensar que crecerán, y cuando lo hagan, entonces podríamos tener problemas.

¿Cómo evitarlo? Muy fácil: no dejarle usar sus uñas con nosotros. Sigue leyendo para saber cómo enseñar a mi gato a no arañar.

Como decíamos, estos peludos usan sus uñas para y con todo. Por este motivo, es muy importante que, ya desde el primer día en el que pasa a vivir con nosotros, le enseñemos que hay una serie de cosas que no puede hacer, como arañar. Estos animales pueden usar a veces sus uñas con otros de su especie, y no pasa nada porque tienen una capa de pelo mucho más gruesa que la que tiene el ser humano. De hecho, de todos es sabido que más que pelo, lo que tenemos es vello que no puede proteger en absoluta contra los arañazos de un gato.

Así pues, ¿qué tenemos que hacer para que no nos arañe? Para empezar, no debemos de jugar de esta manera:

Gato jugando y mordiendo

Si hacemos esto, y además movemos la mano de un lado a otro, lo que conseguiremos es que el gato aprenda justamente a atacarnos y mordernos. Nuestro cuerpo -ninguna parte de él- es un juguete, por lo que siempre debemos de tener un juguete para gatos (una cuerda por ejemplo) que esté en medio de los dos. El animal debe jugar con su juguete, y pasárselo bien con el humano que lo cuida, el cual también debe de divertirse con él.

Los juegos no tienen que ser ”violentos” o ”bruscos”, sino más bien ”suaves”. Si tu gato tiene intención de arañarte, detén inmediatamente el juego y ponte a hacer otras cosas. Poco a poco irá aprendiendo que no puede arañar a los humanos.

Mucho ánimo, y sé paciente, que al final el trabajo diario dará sus frutos 😉 .


Categorías

Trucos

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario