Enseñanza del gato

 

 

Algunos gatos responden a un gesto positivo o una llamada cariñosa, pero la mayoría de los gatos en general, hacen más caso cuando tienen recompensas como una galleta o una comida que les guste mucho. Si se utiliza comida de gato suave o seca, como el pienso habitual, disminuiremos la posibilidad de alterar su dieta equilibrada.

Si tu gato ha llevado a cabo una determinada tarea que le has enseñado, asegúrate de que su recompensa no sólo sea alimento, utiliza también elogios verbales.
Tendrás más éxito si trabajas a menudo con una misma rutina. Al igual que con cualquier tipo de formación tiene que ser coherente y dejar que el gato vaya a su ritmo.

Cuando veas el más mínimo atisbo de que el gato entiende el comportamiento que le estás tratando de enseñar, recompénsalo con entusiasmo.

 

  •  Venir

 Prueba a que obedezca a la llamada, cuando sea la hora de comer. Llama al gato por su nombre y a continuación añade la palabra "ven". Si es necesario, toca su tazón de alimentos para llamar su atención.

Cuando el gato vaya, felicítalo enérgicamente y, a continuación, dale la comida. Finalmente, tu gato asociará la comida con el comando “ven” y, poco a poco, irás ampliando un poco más la llamada sin tener que mostrarle comida alguna.


Escribe un comentario