En busca de una bandeja higiénica ideal

GatoA veces no resulta sencillo encontrar la bandeja higiénica ideal, pero con los consejos que te vamos a dar a continuación, seguro que esa tarea se ve mucho menos compleja. Y es que, aunque tengamos un gato muy, muy especial y delicado con estas cosas, al final con un buen mantenimiento conseguiremos que le guste el arenero. Por supuesto, con según qué gatos habrá que hacer algunos cambios, pues quizás no les guste el tipo de arena, o el tipo de bandeja, o quizás sea que lo hayamos colocado en un sitio que no acaba de ser de su agrado.

Y es que a veces es mejor volver a lo básico.

Lugar adecuado

El lugar donde debe de estar el baño particular de nuestro gato será aquella habitación que sea tranquila, en la que no vaya mucha gente y en la que no pueda ser molestado. Otro dato a tener en cuenta es que, si tenemos más gatos, cada uno de ellos debe de respetar el espacio de los otros, especialmente en ese momento, ya que este pequeño felino se siente vulnerable cuando está haciendo sus necesidades, y debe de poder ”escapar” llegado el momento de esa situación incómoda en la que hay otro gato o un humano que lo está ”molestando”.

Cuando se tiene más de un gato, es muy recomendable que, como mínimo, cada uno tenga su bandeja.

Arenero

Mantenimiento

El mantenimiento es sencillo. Se recogerán las deposiciones a diario, y se realizará una limpieza a fondo una vez por semana como mínimo. La arena que usemos no deberá de ”levantar polvo”, ya que a ellos no les suele gustar. Si hemos usado siempre una arena perfumada, y nos ha ido bien hasta ahora, no cambiemos, es decir, usemos siempre la misma marca pues otra marca distinta es probable que haya usado otro perfume que a nuestro gato no le guste.

Si una cosa funciona, es más recomendable mantenerla.


Escribe un comentario