El museo del gato

Los gatos a lo largo de la historia han tenido admiradores y personas que los odian. Desde que el mundo es mundo algunas civilizaciones admiraron a los gatos y otros no tanto. Dentro de la civilización egipcia los veneraban, lo mismo que sucedía con los adeptos a la religión musulmana, que los consideraban como animales sagrados.

Mahoma tenía muchísimos gatos, una de las más conocidas fue Muezza y como agradecimiento a su lealtad le concedió a los gatos el don de caer siempre de pie.

En Malasia existe un sitio llamado Kuching que quiere decir ‘la ciudad del gato’. Se creía que los gatos eran los encargados de otorgar buena suerte a sus pobladores, en este lugar se encuentra el Museo del Gato.

El lugar cuenta con cientos de estatuas de diferentes gatos alrededor de Kuching, en donde se llevan a cabo distintas celebraciones del mundo de la ciudad. El museo quiso rendirles un homenaje a los animales tan importantes dentro de la vida cotidiana de los locales.

En el Museo del Gato se pueden disfrutar dos mil artículos que se vinculan con gatos de todas partes del mundo, además de haber diferentes artefactos y creencias en que los gatos son protagonistas.

Dentro de las culturas que ofrece podrás ver las realizadas por distintas culturas del mundo. Un lugar que ninguna persona que queran los gatos debería dejar de ver si esta viajando por Malasia.


Categorías

Curiosidades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Gildo Kaldorana dijo

    “Kucing” quiere decir “gato” a secas. “La ciudad del gato” sería “Kota kucing”. 😉
    Buen artículo.
    Saludos

Escribe un comentario