El miedo a la toxoplasmosis

El miedo a la toxoplasmosis

Muchas veces el desconocimiento de la toxoplasmosis y el miedo que se transmite a las embarazadas provocan miles de abandonos de nuestros queridos gatos. Por suerte los nuevos avances nos permiten demostrar qué hay de verdad y qué hay de mentira en esta creencia.

La enfermedad conocida como la toxoplasmosis es aquella que puede causar malformaciones en el feto de una mujer, pero a su vez es prácticamente imposible el contagio entre un gato y un humano ya que los porcentajes de positividad tanto en mujeres como gatos tienden a ser muy bajos.


Sin embargo, si existen personas que la padecen a lo largo de su vida pero sin suponer peligro alguno, ya que desaparece. El riesgo aparece cuando la enfermedad se padece por primera vez durante el embarazo, pero actualmente con el avance de la medicina y los nuevos tratamientos los peligros para el bebé son prácticamente nulos.

Los estudios demuestran que es más probable contagiarse de la toxoplamosis por la ingesta de carne cruda o poco hecha, huevos crudos o verduras y frutas que no han pasado por un proceso de limpieza previo antes que por mantener el contacto por un gato. Aun así, es habitual atribuirles culpabilidad a los gatos a pesar de la poca probabilidad de que estos mismos liberen ese parásito.

Por lo tanto, es tranquilizante saber para los que tenemos gatos en casa que solo podría darse si, entrase en contacto con otros animales o que coma carne cruda, en caso de que se haya infectado estará liberando las heces con el parásito durante un mes pero después ya no será portador de la enfermedad, en este caso es conveniente darle un tratamiento adecuado al felino y limpiar el arenero diariamente.

Recordar que para que se produzca un contagio entre el gato y la persona tiene que ser muy directo y, por medio de las heces.


Escribe un comentario