El gato, ese animal caprichoso

Gatito limpiándose

Esto es así. El gato es un animal caprichoso, hasta el punto de que nos llegan a chantajear… ¡sin que nos demos cuenta de ello! Es más, nosotros le damos todo lo que quieren, porque claro, no queremos que pase hambre. Es un miembro de la familia, y le tenemos mucho cariño.

Pero claro, en el mercado hay varias marcas de comida, así que, aquí te lanzo una pregunta: ¿cuántas veces has tenido que cambiársela? O, ¿cuántas veces le has dado algo al ver que no comía su pienso? Yo te confieso que muchas.

Quizás esté mal, pero es que la sola idea de que pase hambre, nos hace sentir mal, ¿verdad? Pero te diré algo: nosotros los humanos influimos en el comportamiento de nuestros animales. Así, cuando el gato poco a poco va aprendiendo que, aunque no se quiera comer su pienso, tú le vas a dar algo que le va a encantar.

Así que, querido/a amigo/a, hemos sucumbido al chantaje de nuestro compañero peludo. Pero, ¡y lo que disfrutamos…! Lo cierto es que la relación humano-gato sólo la entendemos las partes implicadas.

Gato bebiendo del grifo

Sí, sí. Y es que le explicas esta situación a cualquiera que no tenga gatos, lo más probable es que nos mire con una expresión extraña. Pero, ¿sabes qué? En este sentido no hacemos nada que no haría una madre o un padre con su hijo; quiero decir, ¿cuántas mamás y papás sucumben al chantaje de sus pequeños?

Eso sí, no tenemos que humanizar a los gatos, y hasta cierto punto, tampoco está demasiado bien darles este tipo de premios cuando no quieren comer. Es cierto que si no comen durante 2-3 días pueden empezar a tener problemas. Pero mi recomendación es que sólo le des su pienso, es decir, nada de premios todos los días, y por supuesto nada de darle sobras de nuestra comida.

Y tu gato, ¿es muy caprichoso?


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario