El desarrollo del embrión


Cuando nuestra gata queda embarazada, empieza a sufrir cambios no solo hormonales y físicos, sino también en su comportamiento y hábitos diarios, por lo que es importante que tengamos mucha paciencia y consideración de acuerdo al estado en el que se encuentra. De igual manera, debemos tener en cuenta el desarrollo del embrión, por lo que hoy hablaremos un poco ,del desarrollo del feto.

Una vez ha ocurrido la fecundación, el cigoto, o la unión del espermatozoide y el óvulo, empieza a crear una especie de masa de células que  se llamará mórula. Esta mórula entra en el útero y se coloca en la pared de este mediante la secreción de una enzima que empieza a formar una “cunita”. Generalmente en las gatas, el huevo llega al útero en mas o menos 5 días y se implanta dos semanas después de haber sido fecundado.

De igual manera es importante que recordemos que las gatas son multíparas, es decir que pueden llevar a más de una cría durante cada embarazo, por lo que además podrán formar de manera simultanea varias mórulas cigoto. Ten en cuenta que no todos los embriones logran sobrevivir el proceso de implantación, por lo que es uno de los ejemplos más claros de la supervivencia del más fuerte. Los embriones que si se implantan siguen desarrollándose y las moléculas más evolucionadas empiezan a formar el cráneo y luego las regiones torácicas.

El embrión empezará a flotar dentro de una cuna llena de líquido en dos sacos llamados el amnios y el alantoides. El amnios o liquido amniótico, esta compuesto por agua, proteínas, azucares, sal grasa y algunos restos de urea, mientras que el fluido alantoides esta compuesto principalmente con todos los productos que excreta el feto. Al igual que sucede con los embriones humanos, la placenta representa la unión entre el feto y la madre, por donde se desplazan los nutrientes y el oxigeno.


Escribe un comentario