El cuidado de las uñas felinas

Gato

Las uñas de los gatos pueden hacer daño, pero fueron diseñadas para poder sujetar mejor a sus presas. Además, son la primera línea de defensa que tienen los felinos, y es por ello que, especialmente si sale al exterior, se desaconseje cortárselas o extirpárselas. Afortunadamente, si no quieres que te arañe los muebles o te preocupa que pueda dañar a tus seres queridos, puedes ponerle lo que se conoce como protector de uñas. Hay gran variedad de colores para elegir. Se pone uno en cada uña, y así se evita de manera fácil y rápida que pueda arañar.

Si no te acaban de convencer estos protectores, pero no sabes qué hacer para evitar ese comportamiento, sigue leyendo.

Lo primero que hay que pensar es que los gatos tienen muy arraigada la necesidad de mantener afiladas sus uñas, y procederán a hacerlo utilizando cualquier cosa que consideren que les puede ayudar a mantenerlas afiladas: sofás, sillas,… y cualquier otro mobiliario del hogar. En estado salvaje utilizarían troncos y ramas; en casa deberemos de proporcionarle algo que pueda usar para ello.

En el mercado existen gran variedad de rascadores, de diferentes alturas y precios. El rascador debe de ser un juguete más para tu amigo, algo que le ayude a entretenerse mientras se afila sus preciadas uñas. Si se tiene más de un gato es aconsejable tener dos o más rascadores, distribuidos por el hogar, a fin de evitar que pueda surgir algún conflicto.

Para proteger los muebles no hay nada mejor que utilizar algún producto que imite las feromonas felinas. Se puede utilizar tanto en spray como en difusor, y además ayudará a mantener relajado a tu gato, evitando que arañe en sitios inadecuados.

Las uñas del gato son parte muy importante de su fiosonomía, algo que hace que el gato sea como es, y como tal se han de respetar.


Escribe un comentario