El Chartreux


Este animalito, es uno de los gatos más antiguos que podemos encontrar y de los cuales tenernos constancia, ya que se conoce que su primera aparición data de la Edad Media, más o menos de la época cuando se llevaron a cabo las cruzadas. El gato Chartreux, apareció por primera vez en la frontera entre los países de Turquía e Irán, y luego fue llevado a Francia, en donde adquirió el nombre francés Chartreux, que significa  “Cartujo”  ya que se decía que esta orden de monjes utilizaban este tipo de gatos para que cazaran las ratas que habían en sus monasterios.

Los gatos Chartreux, se caracterizan por sr bastante grandes, macizos y robustos de patas cortas y muy musculosas, suelen tener una cabeza grande, con una nariz ancha y ojos redondos de color anaranjado o dorado. También tienen orejas pequeñas que contrastan con su gran tamaño corporal. Es bastante fácil distinguir a los machos de las hembras ya que suelen ser mucho mas pesados y corpulentos que ellas.

El pelaje de este tipo de gatos, es absolutamente hermoso, bastante denso, y tupido y muy brillante, de un color azul grisáceo, por lo que muchas personas tienden a confundirlo con el gato azul, y a pensar que tienen algún origen común.  Debido a su carácter tranquilo y silencioso , se dice que el gato Chartreux tomó votos de silencio junto a los monjes cartujos con los que convivía. Su temperamento a demás, es muy reservado y pacifico, aunque un poco inquieto con los extraños.

Dada su fortaleza y su pasado de cazador de ratas, es un gato que requiere mucha actividad física, por lo que es recomendable salir a dar paseos con el y realizar actividades al aire libre. Sin embargo, a pesar de ser bastante activo, disfruta mucho durmiendo y jugando en casa. Es importante cuidarlo de problemas de obesidad, ya que por ser un gato grande, come mucho y puede tender al sobrepeso.


Escribe un comentario