El celo en la gata

 

 

Las gatas que no son esterilizadas en el periodo del celo, y los signos son inequívocos, pero… ¿sabes cuales son?.

Aquí te pondré algunos síntomas de comportamiento para saber si la gata está en celo o no.

  •  Inmediatamente antes de celo, la gata puede llegar a ser muy cariñosa y mimosa. Irá levantando el rabo muy alto y rozará su lomo contra los muebles, otros gatos, nuestras piernas, etc…

  •  Otro síntoma es observar como la gata se lame demasiado su área genital. Nota: Si la gata no está en celo, pero tiene éste comportamiento puede ser debido a una infección y por tanto tendremos que acudir al veterinario.

  • Maullará de una forma rara y muy alta, signo de estar llamando a gatos para que se acerquen a ella.

  •  La gata asumirá una posición de apareamiento: la cabeza hacia abajo, el cuerpo curvado, la parte trasera alta y con la cola levantada. Otras veces se tumbara boca arriba yendo de un lado a otro balanceándose.

  • Hay que tener en cuenta que en época de celo, la gata entrará en éste periodo o comportamiento con frecuencia de cada dos o tres semanas, durante varios meses al año, hasta que algún gato la pille o que la esterilicemos. 

 

Algunos consejos:

 

  1. A menos que nuestra gata sea de una raza pura y queramos perpetuar su familia, lo mejor es esterilizarla. No sólo se dejará el incómodo celo, si no que prevenimos ciertos problemas médicos graves.
  2.  Podemos acudir al veterinario y éste nos dará un tratamiento hormonal para detener el celo en la gata, si no hemos llegado tarde.
  3. Una gata con 4 meses ya puede entrar en celo y quedarse preñada si la coge algún gato callejero.

Escribe un comentario