¿Dónde se puede acariciar a un gato?

Gato siendo acariciado

Puede parecer algo muy simple, pero lo cierto es que son muchas las personas que se preguntan dónde se puede acariciar a un gato. Es importante que tengas en cuenta que si lo haces con mucha fuerza y/o rapidez, lo más probable es que el animal se vaya o, en el peor de los casos, te muerda o arañe.

Saber dónde se puede tocar y cuándo debes parar os ayudará a ambos a fortalecer vuestra relación.

No todos los gatos disfrutan siendo acariciados en los mismos lugares, pero por lo general, allá donde tienen las glándulas odoríferas -especialmente a ambos lados de la boca- les encanta. Otros rincones donde disfrutan que les toquen son:

  • En la base de la cola (la zona más cercana a la espalda), pero cuidado, que hay algunos que después de un rato… no dudan en darte un pequeño mordisco en la mano.
  • En la cabeza, por supuesto. Es la primera parte del cuerpo que rozan contra tus piernas, y contra aquello que considera que le pertenece. Es la manera que tiene de dejar su olor, y de que tu propio olor se mezcle con el suyo.

Gato bengalí

Y luego está toda la región de la espalda. Muchos tendemos a acariciarles el lomo, pues a ellos les suele gustar mucho. Sin embargo, para evitar que nos pueda arañar es necesario que lo hagamos suavemente, sin prisas ni brusquedades. También es importante nuestra expresión facial, esto es, si le miramos con cariño e incluso si le sonreímos conseguiremos que el gato se sienta aún más a gusto y no dude en volver a acercarse.

Si quieres, por supuesto también puedes acariciarle las patas, pero te recomiendo que lo hagas sólo si tienes un gato cariñoso y sociable, ya que de lo contrario te puedes llevar un ”regalito”, especialmente si le tocas las patas traseras.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario