Diferencias entre las patas de un gato y las patas de un perro

Patas de gato

¿Sabes cuáles son las diferencias entre las patas de un gato y las de un perro? Es cierto, a simple vista parecen muy similares, pero lo cierto es que las del felino están especialmente diseñadas para cazar, es decir, que al caminar ellos aprenden a posicionar bien cada uno de sus dedos para que, al pisar, no emitan ningún sonido. Los canes, en cambio, comen lo que encuentran, por lo que no necesitan tener unas patas especialmente diseñadas para la caza; además, pueden recorrer grandes distancias sin cansarse.

Pero esta no es la única diferencia. De hecho, hay muchas más, y todas te las voy a contar a continuación.

¿Cómo son las patas de los gatos?

Vamos a empezar explicando cómo son las patas de nuestros queridos felinos, concretamente, sobre esas pequeñas zonas que no tienen nada de pelo: las almohadillas. Ellos tienen siete en total: cinco digitales, una que está en el talón llamada almohadilla plantar, y otra pequeña en la muñeca. Éstas tienen forma alargada, excepto la que está en el talón, la cual, si te fijas bien, verás que tiene tres lóbulos en el borde posterior y otros dos en el borde frontal.

Los gatos poseen garras retráctiles, es decir, que pueden sacarlas cada vez que lo consideren necesario, como por ejemplo, para cazar ese juguete que le gusta tanto. Gracias a ellas pueden, además, subirse a los árboles, al sofá,… en definitiva, donde más les guste.

¿Cómo son las patas de los perros?

Patas de perro

Las patas de los canes tienen seis almohadillas: cuatro digitales, una en el talón y otra en el carpo. Además, muchos de ellos, sobretodo los de raza grande, tienen un espolón, que es una garra o pulgar que no toca el suelo y que hasta la fecha no se sabe qué utilidad tiene (y, de hecho, si se deja crecer puede ocasionarle daños). Éstas tienen forma redondeada, excepto la plantar, que tiene dos lóbulos, uno a cada lado, y otro hacia el interior de la pata.

Las garras de los canes no son retráctiles, sino que van creciendo poco a poco. El propio can, al caminar, se las mantiene bien cortadas. Además, debes saber que con ellas pueden hacer agujeros o sujetar cosas, como por ejemplo un hueso o un juguete.

¿Conocías estas diferencias de las patas de los gatos y de los perros?


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Escribe un comentario