Diario de un gatito: viviendo como un rey

Benji en el suelo

¡Hola a todo el mundo! ¿Qué tal? La verdad es que por aquí no me puedo quejar, aunque esta semana sí que me han regañado… ¡y eso no me ha gustado nada! Un gato puede hacer lo que quiera, ¿a que sí? Ya sabéis: arañar los muebles, jugar con las hojas de las plantas, tirar la tierra de la maceta al suelo… Aunque he escuchado decir que van a proteger las macetas con tela metálica. Bueno, ya se me ocurrirá algo.

Por lo demás, esta semana he estado viviendo como un rey.

Benji durmiendo

Y es que por las mañanas es el momento ideal para descansar. Una buena siesta matutina te mantendrá activo durante todo el día, y gran parte de la noche… o bueno, eso me han dicho. En mi caso prefiero dormir tranquilo en cuanto el sol se esconde. ¡Ya hay que tener ganas para correr de madrugada! Y ni hablemos de aquellos a los que les gusta dar una vuelta por el campo… Teniendo comida, agua y un buen lugar para dormir, se necesita poco más para ser feliz.

Benji en el rascador

Por cierto, esta semana me he entretenido mucho con las plantas, pero también con el agua. Ayer mismo descubrí una manera diferente de beber: desde el rascador, acerqué una patita al bebedero, y después me bebí el agua que había podido recoger con la pata. ¡Fue genial! Me encanta probar cosas nuevas, y si se trata de jugar… digo, de beber, mejor aún.

Benji en la cama

Estos días también he aprovechado para probar posturas nuevas para dormir: con la cabeza sin apoyar, simulando ser una -preciosa- bola de pelo, en fin. La semana que viene os traeré las mejores fotos, y haremos un repaso de mi primer año de vida. ¡Sí, el 26 es mi primer cumpleaños! Tengo unas ganas…

¿Te lo vas a perder? ¡Hasta pronto!


Escribe un comentario