Diario de un gatito: una semana muy activa

Benji

¡Hola a todo el mundo! ¿Cómo vais? Hoy, por fin, es viernes: día en el que muchos dejamos de trabajar hasta la semana que viene. Sí, he dicho ”dejamos de trabajar”, incluyéndome. Quizás os preguntéis en qué puede trabajar un gatito que acaba de cumplir nueve meses, pero lo cierto es que ha sido una semana muy activa, en la que no ha habido día que no hiciera algo.

Y no, no estoy hablando sólo de dormir, aunque durmamos más de diez horas al día. Más bien, se podría decir que he tenido la agenda llena.

Jugando

Uno de los objetivos que me había propuesto para esta semana es el de poder dominar la cuerdecita de mi juguete favorito: el rascador. ¡Se mueve de un lado a otro con tan sólo dándole un toquecito! Había que controlarla, ¿no creéis? Y bueno, no lo he conseguido…, pero ayer conseguí cogerla con una de mis patas traseras mientras estaba girado mirando hacia el otro lado. Es decir, que estaba en la posición que se ve en la foto, pero con la cabeza asomando por el otro agujero. ¡Valgo para ser contorsionista ja, ja, ja!

Mi mami quería hacerme fotos, pero ninguna le ha salido muy nítida. Y es que no es fácil aguantar el equilibrio mientras tienes a tu lado una súper atrayente cuerdecita en cuyo extremo hay una bola suave. Y hablando de bolas: me han regalado varias pelotitas de estas que suenan. Mi trabajo consistía en hacerlas girar, claro. Me lo paso pipa vigilándolas y jugando con ellas.

Benji y Keisha

Pero tanto trabajar al final da sueño. Y no hay nada mejor que compartir cama con un ser querido tan especial como lo es Keisha para mí. Somos hermanastros, pero prefiero decir que somos hermanos, ya que me ha enseñado todo lo que sé, y sé cierto que aún tiene mucho más que enseñarme.

Y bueno, lo dejo ya que acabaré soltando lágrimas de la emoción. ¡Nos vemos el viernes que viene!


Escribe un comentario