Diario de un gatito: no podía ser de otra manera

Benji

¡Hola a todos los seguidores del blog! ¿Qué tal os va? Aquí ha llegado el frío y eso ha traído consecuencias muy buenas para nosotros, los gatos que vivimos en casa. Como no podía ser de otra manera, pasamos más tiempo juntos, y a Keisha parece que se le está yendo el mal humor porque poco a poco vamos jugando más. Yo también voy creciendo: me quedan seis días para cumplir los ocho meses. ¡¡Ya soy casi un adulto!!, aunque aún me queda mucho por aprender.

Pero no hay nada que mis hermanas Keisha y Susty o nuestra mami no me pueda enseñar.

Bebiendo

Una de las cosas que estoy aprendiendo es a beber bien, o sea, a no jugar con el agua. ¡¡Cuesta mucho!!, de hecho casi siempre acabo con las patitas mojadas… algo que no he conseguido entender. Bueno vale, es que las sigo metiendo ja, ja, pero no se lo contéis a nadie, por si acaso… Todos tienen que ver que me porto bien. Guardar las apariencias, al menos de día, porque por la noche como gatos que somos hacemos lo que queremos.

Pero no me malinterpretéis: somos muy buenos y no hacemos grandes destrozos. En realidad sólo corremos y jugamos al pilla a pilla, o nos sentamos en la ventana a ver el panorama siempre bajo la vigilancia de nuestra mami.

Durmiendo

Y cuando nos cansamos, dormimos. En esta foto me véis durmiendo arriba del todo del rascador. Me encanta dormir en sitios altos, lo que pasa es que como cada vez peso más, el rascador va perdiendo estabilidad y se mueve cada vez que salto, incluso se ha caído dos veces. ¡Me dio un susto…! Menos mal que no pasó nada.

Esto es todo por hoy. La semana que viene más novedades. ¡¡Feliz fin de semana a todos/as!!


Escribe un comentario