Diario de un gatito: mi rutina diaria

Benji en su cama

¡Hola a todo el mundo! ¿Qué tal habéis pasado la semana? Por aquí hemos tenido mucho viento, y hoy… ¡uf! Hoy no hay quien quiera salir a la calle. Un poco más y saldremos volando… Así que nada, no queda otra que hacer todo tipo de travesuras, pero en casa.

Por cierto, estos días mi mami me ha hecho muchas fotos, para que veáis cómo es mi rutina diaria. ¿Queréis verlas?

Benji y Keisha

Lo primero que hay que hacer por las mañanas es, por supuesto, llenar el estómago. Aquí me tenéis comiendo junto a Keisha, uno de nuestros piensos favoritos. Pero escuché decir que a lo mejor nos cambian la marca para que nos guste aún más. Todos estos cambios… ¡valen mucho la pena!

Benji limpiándose

Luego, y por si acaso, una buena ducha para estar limpio y no dejar ningún rastro de comida.

Benji en la silla

Después mi mami se va a dar una vuelta, y cuando regresa casi siempre me encuentra en esta silla durmiendo. ¡Me encanta dormir! Pero cuando vuelve, pues… me vuelvo a asear, más que nada para que me encuentre igual de limpio que antes de irse.

Benji en la silla

Quizás muchos penséis que los gatos nos afilamos las uñas sólo en el rascador, pero… la realidad difiere un poco de la ficción. Tanto es así que cualquier superficie nos puede servir para tener unas garras perfectas. En mi caso, utilizo las sillas que puedo -es decir, las del dormitorio- para tal fin. Además del rascador claro.

Como ha llegado la primavera pero hace tan mal tiempo, pues me paso el día en casa durmiendo… ¡¡y jugando!! Keisha y yo estamos cada día perfeccionando más nuestros juegos, para que cuando las temperaturas sean agradables ir a jugar con nuestros colegas que siempre están cerca.

Y nada, esto es todo por hoy. La semana que viene más. ¡Hasta pronto!


Escribe un comentario