Diario de un gatito: más cariñoso que nunca

Benji

¡Hola a todos y a todas! ¿Qué tal estáis? Por aquí por fin las temperaturas empiezan a ser agradables. Hoy por ejemplo hace un día estupendo je, je. Parece que el frío está dejando paso, aunque poco a poco, al buen tiempo.

Y esto está haciendo que todos los de casa estemos mucho más tranquilos. Yo mismo, me he vuelto más cariñoso, aunque no sé bien si es por el clima o porque han estado (aún) más pendientes de mí. Digo ”aún” más porque antes ya lo estaban, y mucho. Pero ahora es una pasada…

Alfombra

Para demostrarles lo mucho que les quiero, pues no se me ocurrió otra cosa que jugar al escondite. ¿Quién me ve? ¡A todos les cuesta encontrarme! Como soy negro y hay baldosas negras…, si encima hay una alfombra de colores oscuros pues… ¡ya tienes el mejor escondite!

Claro que tienes que ir con cuidado de que no te pisen… Pero por lo demás, es increíblemente práctico, y sobretodo divertido.

Keisha

¿Alguna vez habíais visto un gato meterse en la parte más baja del rascador? Yo pensaba que sólo servía para aguantarlo, y ya está. Pero… el otro día Keisha se metió y estuvo un rato. Seguro que estaba pensando en nuevas modalidades de juego.

Por cierto, cada vez vamos pareciendo más hermanos. ¡¡Jugamos a diario varias veces!! Y sin peleas. Bueno…, de vez en cuando hay riñas, pero siempre lo resolvemos rápido con juegos.

Benji en la cama

Este tremendo cojín lo compró mi mami hace unos días. En teoría era para los tres, es decir, para Keisha, Susty y para mí. Pero lo vamos usando una vez uno, otra vez otro, y así. Es muy cómodo, y además, ya tengo otro motivo más para seguir siendo cariñoso.

Tampoco salgo mucho, claro que, ¿a quién le apetece salir cuando tienes todo lo que necesitas en casa?

Bueno, esto es todo por hoy. ¡Hasta la semana que viene!


Escribe un comentario