Diario de un gatito: ¡a jugar!

Benji en la puerta

¡Muy buenas a todo el mundo! ¿Qué tal todo? Por aquí cada vez mejor, más teniendo en cuenta que hoy ¡¡es viernes!! Aunque si os digo la verdad, para mí todos los días son iguales… Pero iguales de divertidos. Sí, sí, no penséis que me aburro no… ¡ni mucho menos! Esta semana ha sido genial. Poco a poco voy creciendo, y tanto mi mami humana como mi hermanastra Keisha me están enseñando a ser un gato, o sea, a cazar, a escalar,… esas cosas.

Estos días mi mami me ha hecho varias fotos, así que si no os las queréis perder… ¡seguid leyendo!

La primera foto que os mostraré es una que aparecemos Keisha y yo. Es de esta misma mañana. ¿Qué hacíamos? ¡¡Jugar!! Es genial jugar con ella. Ya no hace daño, y si por lo que sea me lo hace, se lo digo y ya no me lo hace.

Keisha

La calidad de la imagen no es muy buena…, pero es difícil pillarnos a los dos juntos quietos je, je, je. La de la izquierda es Keisha, de 4 años, aunque aparenta muchos menos. Tenía razón mi mami humana cuando me dijo que le encanta jugar. Pero también tiene mucha paciencia, algo que es una pasada, porque me encanta jugar con su cola y ella muy pocas veces se queja. Y si lo hace, en vez de pelearnos lo que hacemos es jugar.

Me está enseñando mucho. Y, ahora que no me oye: le tengo mucho cariño. Puede que no seamos hermanos de sangre, pero nunca imaginé que pudiera pasar de vivir en un restaurante a una casa con una familia como la que me ha tocado. Así que a partir de ahora, se acabó de llamarla hermanastra. Es mi hermana, y siempre lo será.

Benji en el ventilador

Y tras este momento emotivo, seguimos. Aquí estoy yo junto al ventilador. ¡Para que nadie me lo quite! Hace una calor horrible, y cuando esa cosa da vueltas y echa aire… ¡wow! Lo mejor del verano es sin duda este aparato, ¿a que sí?

Bueno, eso, los juegos y las siestas claro… Aún soy peque y necesito recargar energías para poder seguir creciendo tan bien.

Benji en la pared

Por muy cómoda que sea la cama, nunca estará tan fresquita como el suelo. Así que paso mucho tiempo observando el panorama desde un rincón. O preparando travesuras para hacerle a mi hermana. Como de momento no puedo saltar muy alto (aunque eso cambiará pronto, espero) pues me tengo que conformar con el suelo.

Y esto es todo por hoy. ¡Que tengáis una buena semana!


Escribe un comentario