Diario de un gatito: creciendo

Posando

¡Hola a todo el mundo! Por fin es viernes, y por fin llega el fin de semana. El título de hoy es ”Creciendo”, y ¿sabéis por qué? Porque mi mami humana dice que poco a poco estoy aprendiendo más cosas, lo que puedo hacer y lo que no. Bueno, y porque cada vez soy más grande, claro. He oído que he crecido más o menos el doble desde el primer día. Ui, el primer día… Qué recuerdos. Todo era nuevo para mí, pero ahora la casa extraña llena de olores desconocidos se ha convertido en mi hogar.

De cada día que pasa la relación con mi Keisha se va fortaleciendo más. No somos hermanos de sangre, pero como si lo fuéramos. Y con mi otra hermanastra, Susty, las cosas también van mejorando poco a poco. Aunque aún no quiere que me acerque a ella mucho… Pero bueno, al menos ya la vamos viendo más a menudo.

Durmiendo

Esta foto es de esta misma mañana, durmiendo los dos, tranquilos, bajo la seguridad de un hogar.

Los gatitos aprendemos mucho por imitación, y eso es algo que hago: imitar a Keisha; es decir: espero delante de la puerta hasta que salgan de la habitación, me siento delante de los humanos en la cocina hasta que me den algo de comer poniendo mi mejor cara (aunque suele fallar siempre), estoy aprendiendo las técnicas de caza, y cómo no, a perfeccionar el juego del escondite y del pilla a pilla.

Oliendo

Aquí estoy investigando la cama. Si hay olores nuevos que me puedan alertar de algún problemilla, los descubriré. Seguro.

Escondite

Dado que todo está en orden, puedo seguir con lo mío: ¡¡jugar!! O bueno, mejor me escondo por si Keisha me tiene alguna preparada… que no sería la primera vez que me da uno de sus sustos.

Bueno, ¡hasta el viernes que viene!


Escribe un comentario