Diario de un gatito: aprendiendo a cazar

Benji

¡Hola a todo el mundo! ¿Qué tal estáis? Yo la verdad estoy genial. Cada vez más contento porque mi hermanastra Keisha me está enseñando a cazar, y a controlar la fuerza de mis uñas. Pasamos cada vez más tiempo juntos, aunque a mi otra hermanastra, Susty, no le vemos casi el pelo. Mi mami humana dice que es muy callejera, que no le gustan mucho los cambios. También dice que pronto se le pasará y que seremos una familia. Una familia de verdad.

Algo que ya estoy deseando. Pero mientras tanto… me voy a esforzar para aprender a cazar como Keisha.

Jugando

Cazar es algo muy divertido. Además, con Keisha no hay quien se aburra. Me invita a jugar al pilla a pilla, al escondite,… todo para que aprenda a cazar y a defenderme. ¡Es genial pasar tiempo con ella! Mientras duerme, yo aprovecho para perfeccionar las técnicas que me enseña. Juego con cualquier cosa que lo pueda mover con mis patitas: pelotas, cajitas de cartón, … con todo. Menos con los cables, pues no deja mi mami humana. Dice que puede ser muy peligroso, así que los evito, por si acaso.

Por cierto, ¿sabéis qué? Poco a poco estoy aprendiendo que no puedo jugar con las manos de los humanos gracias a la caza con Keisha. Me está costando mucho, pero lo lograré. Estoy seguro de esto. Sé que mi hermanastra y mi mami humana me ayudarán. Y espero que Susty también me ayude, pero… todavía no quiere acercarse a mí. Me bufa y me mira fijamente a los ojos. ¡Me da miedo! Ojalá podamos hacer amigos pronto.

Durmiendo

Bueno, y después de una lección de caza, no hay nada mejor que una buena siesta. Ains, se está tan bien en la camita… Eso sí, dormir de día para jugar por la noche mientras todos duermen muahahaha…. Nadie más que Keisha sabe lo que hago, pues ella también lo hace. Nos divertimos mucho jugando por la casa, corriendo, saltando, escalando… Es un parque de atracciones sólo para nosotros.

Pues esto es todo por hoy. ¡Hasta la semana que viene!


Escribe un comentario