Desmontando mitos: a los gatos no les gusta ser acariciados

Gato siendo acariciado

Si bien se cree que los gatos son animales solitarios e independientes que no buscan el contacto humano, la realidad es que no siempre es así. Cada peludo es único e irrepetible, muy especial.

Así pues, no es del todo cierto que a los gatos no les gusta ser acariciados. Veamos por qué.

Independientemente de si su madre ha tenido contacto con humanos, una vez que ha sido separado de ella -lo cual no se tiene que hacer nunca antes de que el cachorro cumpla los dos meses de edad- pueden pasar dos cosas:

  1. Que viva en una familia cariñosa.
  2. O que estas personas no le hagan caso.

Si tiene suerte de encontrar un buen hogar donde va a ser atendido y cuidado como se merece, el gatito va a crecer confiando en los seres humanos. Puede disfrutar más, o menos con las caricias pero le gustará estar con sus seres queridos de dos patas. No huirá de ellos. Por el contrario, si este gatito ha tenido la mala suerte de caer en manos de alguien que no lo atiende, por muy sociable que haya sido su madre él no será como ella.

Como ocurre con nosotros los humanos, dependiendo de cómo hayamos sido tratados en la infancia de adultos tendremos más o menos predisposición a ser sociables.

Dónde acariciar al gato

Imagen – Bio Zoo

Cuando acaricias a un gato y a él le gusta, su nivel de estrés baja… al igual que el tuyo. Si bien no a todos les gusta ser acariciados en el mismo lugar, en la imagen de arriba te puedes hacer una idea de cuáles son las mejores zonas. Por supuesto, tú mejor que nadie conoce a tu amigo; de hecho te puedo contar que una de mis gatas disfruta que le rasquen justo en la base de la cola, cuando ésta se une con el resto del cuerpo.

Así que, ya sabes, disfruta acariciando a tu peludo 🙂 .


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Mercè dijo

    A los míos, que les encanta que les acaricies, les gusta por el lomo y más llegando a la base de la cola, la punta de la cola, en la frente, por toda la oreja, mejillas, barbilla/cuello, pecho y barriguita, las nalgas, y un lugar donde les hace cosquillas y se ponen a lamerse, es entre los dedos y alrededor de las almohadillas, abren sus manitas y se ponen muy graciosos.
    La verdad es que los gatos tienen tantas maneras de expresarse que enseguida sabes lo que les gusta o no.

Escribe un comentario