Depresión en los Gatos


Al igual que nosotros los seres humanos, que podemos sentirnos en algún momento de nuestras vidas, algo deprimidos o aburridos con las situaciones que se nos presentan en nuestra día a día, los gatos y otros animales domésticos también pueden llegar a sufrir de depresión. Y aunque en muchas ocasiones, cuando hablamos de las mascotas deprimidas, en los primeros animales que pensamos es en los perros, los gatos también pueden sufrir de estos cambios en su estado de ánimo, ya sean producidos por cambios  en sus vidas como: mudanzas, nacimiento de un nuevo miembro de la familia, pérdida de uno de sus dueños, e incluso cambios en su rutina diaria.

Entre todas estas causas de la depresión, la mas común, además de las ya mencionadas es la sensación de soledad, sobretodo en esos momentos en que el dueño del gato o la persona mas allegada a él, debe viajar o tiene que ausentarse por un largo periodo de tiempo.

Desafortunadamente, los síntomas de la depresión en nuestro gatito pueden pasar desapercibidos, por lo que no es sino cuando nuestra mascota se ha enfermado que empezamos a prestarle atención. Y es que los gatitos son seres bastante tranquilos e independientes por lo que en muchas ocasiones, si los vemos quietos, durmiendo mucho o con sin ganas de jugar simplemente pensamos que su temperamento es de esta forma.

Sin embargo, si ha este comportamiento que consideramos “normal”, le sumamos la falta de apetito y cambios en su forma de maullar, debemos llevarlo al veterinario cuanto antes, ya que lo mas probable es que se encuentre deprimido.

Para tratar la depresión, es importante que empecemos a prestarle mas atención al gato y a dedicarle mucho mas tiempo. Debemos tratar de jugar y hablar con el, cepillarle su pelo por largos ratos durante el día y consentirlo mucho para que se sienta amado y no este deprimido.


Escribe un comentario