Demarcación territorial de los gatos

Gato marcando un árbol

Así viva en un apartamento, todo gato es muy territorial por naturaleza, y controlará y defenderá dicho territorio con uñas y dientes (literalmente) ante cualquier invasor. Para ello, en primer lugar, se preocupan de dejar bien claro cuales son los límites de sus dominios, y para ello se valen de unas cuantas formas para marcar sus territorios:

En primer lugar, está el marcaje por medio de la orina, el cual es realizado predominantemente por los gatos machos no esterilizados y en situaciones en que ronden la zona gatas en etapa de celo. Esta forma de marcar el territorio la realizan mediante la liberación de pequeñas porciones de orina muy concentrada y olorosa, con lo cual el gato macho está expresando su disposición y derecho a reproducirse, señal que no solo estarán interpretando las gatas de la zona, sino que también los otros, y posibles adversarios, gatos.

Pero también el gato puede valerse de la orina para marcar su territorio en casos de estrés, espacios reducidos, o ante la presencia de otra mascota.

Gato controlando su territorio

La segunda forma de demarcación territorial de los gatos es mediante las feromonas.

Estas sustancias son segregadas por el gato a través de la base de la cola y la cara y son depositadas sobre diferentes objetos claves del territorio mediante la frotación del cuerpo del felino. De esta forma, el gato no solo marca su territorio frente a otros gatos, sino que también crea un ambiente agradable y tranquilizador para si mismo.

Curiosamente, cuando muchos dueños piensan que su gato está mimoso al restregarse contra sus piernas, lo que en realidad está haciendo es marcándolos dentro de sus territorios.

Y, finalmente, los gatos marcan su territorio mediante los rasguños que propinan a determinados objetos, cumpliendo la función de lo que para los humanos seria un letrero de advertencia. Pero no siempre se trata de restricciones para otros gatos, por el contrario, pues también pueden realizar este tipo de marcas para señalar “zonas” libres o neutrales.

Pero hay que tener mucho cuidado cuando el gato quiera marcar su territorio mediante rasguños y arañazos, ya que su soporte elegido podría ser nuestro juego de living favorito u otro mueble, por lo que en este sentido es mejor acostumbrarlo a que utilice el rascador.


Escribe un comentario