Cuidados de un gato

Nariz de gato

¿Estás pensando en convivir con un pequeño felino? Si es así, este artículo es para ti. Tras haberlo leído, sabrás cuáles son los cuidados de un gato, qué puedes darle de comer, cuáles son las vacunas que necesita, qué objetos debes comprar para que su vida sea aún mejor, y mucho, mucho más.

Así pues, sin más dilación, comencemos.

¿Qué cosas materiales necesita un gato?

Gato de pelo largo

Y vamos a empezar por lo básico: por la primera y más importante lista de la compra. Un gato realmente no necesita muchas cosas materiales para ser feliz, pero sí que va a necesitar todas estas cosas:

Cama

Hay muchísimos modelos: tipo alfombra, con cojín, para el radiador… Lo ideal es comprar dos camas: una para el verano, la cual será abierta, y otra para los meses fríos con respaldo o tipo cueva, ya que de esta manera podrá elegir una u otra en función de la temperatura ambiental.

Bebedero y comedero

Los tienes en plástico, cerámica y en acero inoxidable. En función de tu presupuesto, podrás elegir unos u otros. Estas son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos:

  • Plástico: son los más económicos (pueden costar, más o menos, 1 o 2 euros) y pesan muy poco. Además, se pueden lavar sin problema y duran bastante. Los hay en diferentes colores -amarillo, rosa, azul, verde…- por lo que tienes una interesante variedad por donde puedes elegir.
  • Cerámica: son los más caros (pueden costar unos 5 euros o más), y son los que más pesan. También se pueden lavar sin problema, pero si se caen al suelo… se rompen. Pese a ello, son los más recomendados para los gatos grandes, pues ellos no tienen la fuerza necesaria para volcarlos.
  • Acero inoxidable: su precio se sitúa entre medias de los dos primeros, costando sobre los 2-3 euros. No pesan poco, pero tampoco demasiado. Algunos modelos llevan una goma antideslizante que cubre los bordes.

Rascador

El gato va a necesitar afilarse sus uñas a diario varias veces, por ello, el rascador es imprescindible. Hay muchos modelos, tal y como te comentamos en este artículo. Elegir uno dependerá sobretodo de tu presupuesto y de dónde lo quieras poner, pues hay algunos que son pequeños que se pueden tener en una esquina, mientras que hay otros a los que se le tiene que reservar más espacio.

Bandeja higiénica y arena

Aunque puedes enseñarle a hacer sus necesidades en el WC, lo cierto es que puede llevar tiempo. Si no dispones de él, o si prefieres que use la tradicional bandeja, deberás adquirir una que sea ancha y no muy alta (de unos 20-25cm). Ésta se tiene que colocar en una habitación alejada de donde vaya a tener su comida, pues de lo contrario lo más probable es que no quiera comer.

Y, por supuesto, también es importante rellenarla con una arena para gatos, que tendrá que ser cambiada una vez por semana o cada mes -dependiendo del tipo que elijas-.

Juguetes

No pueden faltar los juguetes. Ratones de peluche o teledirigidos, cañas, punteros láser, pelotas… Adquiere unos cuantos para que tu peludo se lo pase estupendamente bien contigo.

Y… ¿no materiales?

Un gato, pese a que puede ser muy independiente, busca la atención de su humano. Es importante para él y para su salud (tanto física como mental) que su familia le haga caso, que le haga sentirse querido. Por ello, cada día hay que darle mucho cariño y hacerle ver que realmente es un miembro familiar más.

Eso sí, también es necesario que se le deje un espacio donde pueda ir a descansar o a relajarse si en algún momento dado se siente estresado.

Cuidando de un gato

Gato naranja tumbado

Alimentación – ¿Qué debe comer mi gato?

Ahora que sabemos todo lo que necesita un gato, vamos a ver cómo cuidarlo de la mejor manera posible, empezando por la alimentación. El gato es un animal carnívoro. Esto significa que su dieta está basada en carne; sabiendo esto, se le tiene que dar comida natural (alitas de pollo, vísceras, pescados), o piensos secos o húmedos que no contengan ni cereales ni subproductos. En el caso de que no nos lo podamos permitir, podemos optar por darle un pienso que contenga arroz como único cereal, pues es el ”menos malo”.

Le daremos unas 5 veces al día, o le dejaremos la comida siempre a libre disposición, dependiendo de qué hayamos elegido darle. Si el gatito tiene menos de dos meses, tiene que tomar leche (encontrarás mucha más información aquí).

Higiene – Cuidados de los ojos, pelo y dientes

Gato adulto

Ojos

A menudo los ojos del gato pueden amanecer con legañas que se tienen que quitar con una gasa humedecida en manzanilla templada, siendo muy aconsejable hacer esto a diario, sobretodo si es un felino con la cara chata, como el persa.

Pelo

El pelo se tiene que cepillar a diario, tanto si es corto como largo. En el primer caso, bastará con una vez al día, pero en el segundo caso habrá que hacerlo unas dos o tres veces.

¿Se puede bañar?

Lo cierto es que no es necesario. El felino dedica gran parte de su tiempo a asearse y a mantenerse limpio, pero si ves que está muy sucio puedes bañarlo a partir de los dos meses de edad utilizando un champú para gatos.

Dientes

Un gato también puede tener los dientes bien limpios. ¿Cómo? Limpiándoselos con un cepillo y una pasta de dientes hechos específicamente para él que encontrarás a la venta en tiendas de animales.

Veterinario – Cuidando de su salud

De vez en cuando será necesario ir al veterinario, ya sea porque se encuentra mal o porque lo queramos castrar o esterilizar para evitar que tenga camadas no deseadas. Pero, además, también habrá que ponerle una serie de vacunas, que son:

  • A los dos meses la primera dosis de la vacuna trivalente (protege contra la panleucopenia, herpesvirus y rinotraquetis).
  • A los tres meses la segunda dosis de la vacuna trivalente.
  • A los cuatro meses la primera dosis contra la leucemia felina.
  • A los cinco meses la segunda dosis contra la leucemia felina.
  • A los seis meses contra la rabia.
  • Una vez al año se le pone la vacuna de refuerzo.

Mirada de gato

Teniendo todo esto en cuenta, seguro que tu gato y tú seréis muy, muy felices 🙂 .


Escribe un comentario