Cuidado con los golpes de calor II

Como lo mencionábamos anteriormente, nos encontramos en una de las épocas más calurosas y divertidas del año. Es durante el verano que podemos realizar diversas actividades con nuestros animales domésticos al aire libre, llevarlos a la playa, a la piscina o por qué no a pasear al parque. Sin embargo, así como nosotros debemos tener cuidado con el calor excesivo y la deshidratación, es importante que estemos pendientes de nuestro gatito y evitemos los golpes de calor.

Es muy importante destacar que el golpe de calor, puede afectar de peor manera a aquellos gatitos que son cachorros o  a los que son ya muy mayores. También tienen un factor de riesgo mucho más elevado aquellos que tienen pelaje negro, ya que absorberán el calor mucho más que aquellos que tienen pelaje claro. De igual manera los gatos persa o aquellos que tienen el morro chato, son los más propensos a este tipo de colapsos.

Pero, ¿cuáles son los síntomas del golpe de calor en mi animalito? Es muy importante que siempre estés atento al comportamiento de tu animal, para que ante cualquier cambio sepas exactamente que algo no anda bien.  U gato que ha sufrido un golpe de calor generalmente mostrará los siguientes síntomas: estará muy perezoso y sin ninguna ganas de moverse, su respiración será rápida y con dificultad en algunos momentos de realizarla, además sus mucosas de las encías y de los ojos estarán de color azul. Pueden también aparecer temblores musculares e incluso vómitos.

Si no actuamos a tiempo y el animal a raíz de estos síntomas no recibe ninguna atención, puede que este golpe de calor se agrave y termine produciendo problemas como: manchas de sangre en la piel, una hemorragia gastrointestinal, una insuficiencia hepática o renal, o un edema cerebral.


Escribe un comentario