Cuánto vive un gato

Cuánto vive un gato

A medida que pasan los años tu peludo se va haciendo mayor. Sabes que la muerte forma parte de la vida, pero aún así deseas que ese momento no llegue, o que al menos se retrase… mucho tiempo. Todos lo sabemos: los seres humanos tenemos una esperanza de vida más larga que los gatos, pero es muy duro separarse de un compañero con el que has compartido 15, 18, o 23 años de tu existencia.

Con diferencia, esta es la pregunta que más formulamos cuando convivimos con un felino. Y a menudo buscamos una respuesta que nos haga sentir bien, que nos confirme que aún podemos disfrutar mucho de nuestro amigo. Cuánto vive un gato. Una pregunta difícil a la que daremos respuesta en este artículo especial.

La vejez del gato

He leído en muchas ocasiones que los gatos que permanecen en el interior de los hogares, sin acceso al exterior, pueden vivir una veintena de años, mientras que los que sí tienen permiso para salir a dar una vuelta no superan los 3-5 años. Como en todo, depende. Hay muchos factores que determinarán cuántos años vive un gato. Pensar sólo en los peligros que se pueda encontrar a lo largo de su vida nos impedirá saber cuánto tiempo podremos tenerlo a nuestro lado, ya que si bien es cierto que un gato en la ciudad tiene muchas posibilidades de morir atropellado o envenenado, un gato que vive en un medio rural y que tiene una casa donde lo cuidan puede tener una esperanza larga.

Así que, ¿qué factores influyen en ello? ¿Cómo puedo saber los años que va a vivir mi gato?

Genética

Enfermedades genéticas del gato

Tener un sistema inmunológico sano le permitirá superar sin demasiados problemas las enfermedades que pueda padecer. Sin embargo, hay algunas que son hereditarias y que le puede causar algún que otro malestar. Son las siguientes:

  • Cardiomiopatía hipertrófica: esta es una enfermedad que afecta a las paredes de los ventrículos del corazón, provocando que se engrosen y dificulten el bombeo de sangre.
  • Atrofia progresiva de la retina: es una enfermedad degenerativa que lleva a una ceguera incurable.
  • Seborrea primaria: no es grave, pero sí que nos obligará a bañarlo a menudo. Si ves que su piel se escama y que además secreta mucha grasa, entonces estarás ante un caso de seborrea.
  • Enfermedad renal poliquística: son quistes que aparecen a muy temprana edad en la corteza renal, pero con el tiempo se rellenan de orina. A menudo son los causantes de la insuficiencia renal, y en este caso tampoco tiene cura.

Cualquier gato de cualquier raza -incluyendo los mestizos- pueden ser víctimas de estas enfermedades, pero sí que es cierto que cuanta menos variedad genética haya, serán más propensos padecerlas.

Cuidados veterinarios

Cuidar al gato

Cuando finalmente traemos a un nuevo animal a nuestra vida, tendremos que llevarlo al veterinario de vez en cuando para asegurarnos de que su estado de salud es bueno. Aunque no vaya a salir nunca de casa, es muy aconsejable (de hecho, es obligatorio) ponerle algunas vacunas, que son las de la leucemia felina, panleucopenia, rinotraqueitis y calicivirosis. Estas enfermedades pueden ser mortales, por lo que resulta fundamental vacunarlo, al menos, contra ellas.

Otro tema del que no podemos dejar de hablar es la de esterilizar al animal. Especialmente si va a tener acceso al exterior, hay que tener en cuenta que el territorio de los gatos ‘enteros’ es mucho mayor que el de aquellos que han pasado por quirófano. Además, para prevenir embarazos no deseados y evitar que nuestro amigo se vea envuelto en una pelea por celo, hay que llevarlo al veterinario para que lo opere.

Alimentación

Gato naranja

La alimentación es fundamental para poder vivir. Los gatos, en su origen, comían aquellos animales que cazaban: roedores, pájaros, algún insecto… Hoy en día aquel que quiera convivir con uno de estos peludos se enfrenta al siguiente dilema: ¿le doy pienso o comida cruda?

Pienso

Desde el final del siglo pasado se empezó a comercializar el pienso, que puede ser seco o húmedo. Los gatos se han tenido que acostumbrar a comer este tipo de comida, ya que a nosotros nos es muy cómodo y práctico, pues simplemente tenemos que abrir la bolsa y servir. Pero…, ¿es natural para él? Bueno, natural, natural… no es, ya que no hay nadie que vaya a echarles de comer a, por ejemplo, a los grandes felinos de África 🙂 , pero sí que encontraremos marcas de pienso que son realmente nutritivas y fáciles de digerir por sus estómagos.

Para ello, tenemos que saber que son carnívoros estrictos, lo cual quiere decir que sólo comen carne. No pueden digerir los cereales, y sólo mastican hierba con el fin de expulsar algo que les haya sentado mal. Partiendo de esto, nos podremos asegurar de que nuestro amigo está comiendo un buen pienso si éste tiene un alto porcentaje de carne, no menos de 70%. El resto tiene que ser verduras y hortalizas, pero no maíz ni trigo.

Si no nos lo podemos permitir, una opción es darles uno que tengan un pequeño porcentaje de arroz que es, por así decirlo, el cereal menos malo de todos. Estos piensos son un poco más baratos (pueden rondar los 35-40 euros el saco de 10kg), y son una excelente alternativa cuando no podemos permitirnos destinar más dinero en su alimentación.

Comida cruda

Otra opción, mucho más recomendable, es darle comida cruda. A este tipo de dieta se la conoce como BARF, que son las siglas de Biologically Appropriate Raw Food (Comida cruda biológicamente apropiada) y, si bien es la más cara, es la que más beneficios tiene, entre ellos:

  • Pelo brillante
  • Dientes limpios y fuertes
  • Un sistema inmunológico más sano
  • Mejor estado del ánimo

Los gatos pueden comer todo tipo de carne, siendo más aconsejables darles alitas de pollo y vísceras. También le puedes dar huesos, pero es muy importante que estén crudos y que sean de un tamaño que no pueda tragarse.

¿Y en casa?

Gato negro descansando

El ambiente en el que viva un animal puede influir notablemente en su salud. Si está estresado, si se le maltrata, o si se le ignora, ese gato puede perder las ganas de vivir. Por el contrario, si se le cuida como se merece, dándole mucho cariño y paz, dedicándole tiempo, cada mañana se va a levantar con ganas de saber qué aventura le espera hoy.

Así pues, teniendo en cuenta todo lo que hemos hablado, y en base a mi experiencia cuidando gatos, puedo decir que son animales que vivirán todo el tiempo que deban vivir. Me explico: la genética, el tipo de alimentación que se le dé, pero sobretodo, el tipo de vida que lleve, serán los que decidan al final cuándo ha llegado la hora de despedirnos de él.

Hay gatos que salen al exterior y viven más de 10 años, y hay otros que por el contrario están en casa y por problemas de salud fallecen a los 2 años. Ahora bien, si quieres saber cuánto vive un gato, te diré que siempre que esté sano y que se cuide bien, puede superar los 20 años. Seguro 🙂 .

Disfruta de su compañía todo el tiempo que esté contigo. Dale mucho amor y ya verás como vivirá muchos años.


Categorías

Curiosidades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   Mercè dijo

    Al igual que le pasa a las personas, la clave para vivir más años está en su genética, alimentación, actividad y estado emocional.
    Puedes tener una buena genética, pero una mala alimentación, poco ejercicio y problemas emocionales, puede cambiarla y convertirse en un cáncer (que es una modificación genética de las células), en definitiva si acumulamos toxinas por varios motivos y si no las eliminamos de nuestro cuerpo, acabarán provocándonos una enfermedad.
    Las personas queremos comer sano, los gatos también. Si les forzamos a comer lo que les pongamos, estamos yendo en contra del instinto sabio y natural del gato.
    Ellos cazan pájaros, palomas, ratones, etc. Ninguno de esos animales tienen la gran cantidad de grasa “mala” que pueda tener un ala de pollo, criado en una jaula sin moverse y con piensos malos.
    Yo, he dejado escoger a mis gatos qué comida les gusta más, porque son los que entienden y saben lo que les va a sentar mejor.
    Es mi opinión personal, pero yo no le daría al gato ni grasa, ni huesos.
    Respetando el 70% de carne en su comida, el resto puede ser verdura y cereales. Si importantes y caras marcas de pienso lo hacen es porque es correcto.
    El estado emocional es muy importante. Los gatos son muy sensibles. Cualquier cambio les afecta.
    Comenté que mi gata tuvo un problema en la boca, no comía, salivaba, sacaba la lengua… etc.
    Pues no pude darle la pastilla de antibiótico. Probé mezclarla de diferentes maneras con diferentes comidas y cuando olía la medicina se echaba para atrás en plan, esto te lo comes tú.
    Quería dársela con una jeringuilla pero se la di sólo una vez, y mi marido se llevó un buen arañazo, la siguiente fue; Tú a mi no me coges más. Es una gata recogida de la calle, y muy fuerte, ya dije que necesitó dos dosis de calmante para mirarle la boca.
    Pues bueno, pensé sus muelas ya no estaban ahí antes de traerla a casa y no le pasaba nada, ¿Qué ha cambiado? su situación frente a la “manada” que al fin y al cabo son sus hijos.
    Últimamente la he mimado mucho más, le he dado de comer aparte, la primera, lo mejor, no la he reñido si le daba (sin hacerles daño) con la pata a sus hijos si la molestaban, etc. le he dejado creer que seguía siendo la “reina” de la casa.
    Y está funcionando. No babea, no saca la lengua, ha vuelto a “hablarme”, etc.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Increíble el cambio de tu gata 🙂 . Pueden pasar de ser una auténtica ‘fiera’ a, al menos aceptar, la presencia y el cuidado de un humano. Una de las gatas que de la colonia que estoy cuidando ha pasado por una ‘transformación’ similar: cuando la vi por primera vez tenía unos 2 meses, y era… tremenda. Gruñía, bufaba, e incluso te lanzaba un mordisco si querías tocarla. A la hora de comer se volvía aún más salvaje, hasta el punto de que se enfadaba con sus propios hermanos.
      A medida que fueron pasando los días, y sobretodo los meses, fue aceptando mi presencia, ya que me relacionó con ”aquella que lleva comida”. Poco a poco, me dejó estar cada vez más cerca de ella. Y un día decidí que era momento de acariciarla, pero como aquel que no quiere la cosa. Cuál fue mi sorpresa que no se disgustó; así que durante los días posteriores la seguí acariciando de esa manera.
      Un día fue ella la que se acercó, y se restregó contra mi pierna. Había empezado una relación de amistad.

      Los gatos son muy inteligentes, y si les das cariño… su esperanza de vida será larga. Seguro.

      1.    Mercè dijo

        Mi gata ha tenido que pasar por mucho, como comenté tiene cicatrices en la nariz y labio. Y luego lo de las muelas, que no creo que se le hayan caído solas.
        Es muy buena, porque cuando está contenta, saluda y “habla” mucho con sonidos guturales, y además es preciosa, una mezcla muy exótica. Hoy ya me ha vuelto a recibir y saludar al entrar en casa, ha mejorado mucho, y sólo con cariño adicional.
        Los gatos son muy sensibles, estas gatitas que al principio nos enseñaban los dientes, simplemente tenían miedo, y era una manera de defenderse, porque seguro que se han encontrado en alguna situación amenazadora.
        Yo he visto como instaban a un perro a atacar a un gatito al que daban de comer, me he enterado de que mataron a una gata con sus pequeñines a palos, a mi gallina la envenenaron y le rompieron una pierna, posiblemente por una patada (logré curarla de ambas agresiones, que fueron a la vez, sus heces eran color verde pintura y olían a química, la gallina tuvo que estar inmovilizada, y le daba de comer, la limpiaba, así 40 días, lo que tarda un hueso en curarse).
        Hay gente muy mala. Afortunadamente, también hay gente muy buena que respeta a todo ser viviente.

        1.    Monica Sanchez dijo

          Pues sí. Hay personas que no respetan a los animales y que hacen con ellos lo que quieren… Afortunadamente, las cosas están cambiando, aunque más lentamente de lo que quisiéramos.

Escribe un comentario