Cuando la vejez felina llega…

Gato

La vejez felina es algo que todos los amantes de los gatos queremos que se retrase lo máximo posible. Pero lamentablemente a todos nos llegará. A partir de los diez años veremos como nuestro querido amigo empieza a tener algunos problemas comunes de salud de esa edad, como por ejemplo artritis. Poco a poco dejará de tener tantas ganas de jugar, pero sí de estar tranquilo.

Es ahora cuando debemos de seguir jugando con él, pero en sesiones más cortas a fin de evitar que se canse demasiado.

Para que nuestro gato alcance la vejez en buena forma y estado de salud es importante que:

  • lo mantengamos activo, con sesiones de juego y/u obediencia
  • darle una buena alimentación (preferiblemente dieta cruda o pienso holístico)
  • si sale al exterior, se castrará/esterilizará a una edad superior a los 4 meses. Un gato castrado no se verá inmerso en peleas felinas, algo que disminuye considerablemente el posible contagio de virus y, en consecuencia, su estado de salud no se verá en riesgo

Aunque aparentemente esté sano, deberemos llevarlo al veterinario al menos una vez al año para comprobar que se encuentra realmente bien, y poder detectar a tiempo cualquier enfermedad que pudiera afectarle, y ponerle así en tratamiento.

Los problemas de salud más comunes a esta edad, además de la artritis son:

  • problemas intestinales
  • pérdida y/o desgaste de piezas dentales
  • obesidad
  • anemia
  • enfermedades cardiovasculares
  • en edades avanzadas: pérdida de audición y de vista

Si tiene una buena vida y está bien cuidado, puede alcanzar fácilmente los 20 años. De hecho, este mismo año una gatita tricolor de Texas llamada Poppy entró en el libro Guiness de los Records al haber cumplido los 24 años. Estaba sorda y ciega, pero su dueña dijo que era muy luchadora, tanto que si otro gato le quería quitar su comida ella le mordía en la oreja, ¿curioso, verdad?


Escribe un comentario