Cuáles son las enfermedades que me puede transmitir un gato

Enfermedades de gatos

Como cuidador responsable, llevaremos a nuestro gato al veterinario para que le ponga las vacunas que le correspondan y para que le haga revisiones periódicas. De esta manera, podremos asegurarnos de que nuestro amigo gozará de una buena salud y, como consecuencia, no nos podrá transmitir ninguna enfermedad.

Sin embargo, cuando no tiene todas sus necesidades cubiertas, la situación cambia completamente, por lo que es importante saber cuáles son las enfermedades que me puede transmitir un gato. Te lo contamos.

Un gato desparasitado y vacunado es un animal que está sano. Pero ¿qué ocurre si hemos recogido a uno de la calle, o si nos hemos olvidado de ponerle la pipeta? En este caso, nos estaremos exponiendo a algunas enfermedades, que son las siguientes:

Parásitos

Los parásitos (pulgas, garrapatas, lombrices) son con diferencia los seres que más incordian al animal… y también a nosotros si tenemos la mala suerte de tener. Los encontrarás en cualquier parte, pero sobretodo en lugares oscuros y cálidos. Las enfermedades que nos pueden transmitir estos indeseables enemigos son:

  • Hidatidosis: son quistes que contienen larvas de un parásito llamado Echinoccocus los cuales se forman en el pulmón o en el hígado.
  • Giardiasis: producida por un parásito microscópico, el síntoma más frecuente es la diarrea aguda.

Para prevenirlas es sumamente importante acordarnos de desparasitar a nuestro gato, tanto interna como externamente. Pero además, tenemos que seguir unas normas de higiene básicas, como usar guantes cuando limpiemos la caja de arena, o lavarnos las manos antes y después de tocarlo -especialmente si está enfermo-.

Sarna

Hay muchos tipos de sarna, en el caso que nos ocupa, sólo tenemos que preocuparnos de la sarna otodéctica y de la queileielosis, ya que nos aparecerían ronchas en brazos y piernas.

Rabia

La rabia es una enfermedad vírica que afecta al sistema nervioso, provocándole fiebre, cambios de conducta, mirada agresiva, problemas respiratorios y excesivo babeo. Si crees que tu gato se ha infectado, llama inmediatamente al veterinario para saber qué hacer con el animal. Lamentablemente, la única curación es la prevención, poniéndole la vacuna de la rabia.

Gato enfermo

Así pues, siempre que veas que se ha producido un cambio en la rutina de tu gato, es conveniente llevarlo al especialista para que lo examine, para que pueda recuperar pronto la salud.


Categorías

Enfermedades

Monica Sanchez

Considero a los gatos unos animales magníficos de los cuales se puede aprender mucho de ellos, y también de nosotros mismos. Se dice que estos... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Mercè dijo

    Bueno, desde que encontré este blog sobre gatos, ameno y muy interesante, del cual siempre aprendo algo nuevo sobre los mininos, no puedo evitar, comentar algo respecto al tema y mis propias experiencias (la mayoría de las veces con algún observador peludo en mi hombro, o “cazando” el cursor en la pantalla, pisando el teclado, trepando por mis piernas, la silla… o incluso más de una vez apagando el ordenador al caminar por el botón de encendido/apagado.
    Sobre las enfermedades de los gatos, dos gatas que recogí de la calle, dio la casualidad que sin saber que no digieren bien la leche de vaca normal, pues les dio diarrea y a ambas les vi lombrices en las heces.
    Les puse pipetas desparasitarías y luego fui controlando que sus defecaciones estuvieran limpias.
    Las pipetas les hacen salivar un poco y algo de diarrea, pero luego se les pasa.
    Con las pulgas, el veterinario dice que las pipetas son para prevenir que no vengan más pero que no las mata. Así que cuando han estado en el exterior, el método para acabar con ellas es rociar al minino con “Frontline spray, para perros, gatos y elimina pulgas, garrapatas y piojos.
    Y para eliminar las pulgas, sus huevos y ácaros de su cama, casa o entorno, rociar las zonas con “Flee spray para eliminar pulgas (en todas sus fases) y ácaros del entorno de la mascota”.
    Estos productos los ha recomendado un veterinario, yo probé otros más “baratos” y no sirvieron.
    Por lo demás no he tenido ninguna experiencia que yo recuerde. Si te muerde o araña un gato, la herida se inflamará, se pondrá roja un par o tres de días, y si se ha desinfectado bien, con alcohol o otro desinfectante similar, no irá a más, cualquier cambio extraño acudir al médico, o consultar al veterinario, suena extraño pero entiende más de los animales y sus “consecuencias”.
    Sobre la sarna, siempre quise contar mi experiencia, pero con un conejo.
    Tenía un conejo baby de angora blanco precioso, todo pelo, pequeñito, apenas se le veían sus hermosos ojitos azules con tanto pelo/lana.
    En un patio, venían palomas, que son las que traen los ácaros o parásitos de la sarna, el conejillo se metía entre las plantas y se le contagió a las patas y orejas.
    Los ácaros, hongos o el parásito que fuera, se le metía por las cavidades de las uñas hacia sus dedos y perfil de las orejas, hinchándole ambos.
    Lo llevé al veterinario (otro diferente al que llevé los gatos) y me recetó “Panfungol crema” que en principio es para combatir hongos.
    Estuve más de dos meses, pasando una tortura con el conejo, gasté un sinfín de esa pomada, Betadine (yodo), guantes (es muy contagioso), vendas de toda clase porque el conejo se las quitaba y claro no podía dejar que se comiera la pomada.
    Sé que era un tratamiento largo, pero veía que no funcionaba como esperaba (consejo general, si un tratamiento no funciona, cambia a otro rápidamente, un solo día de retraso puede ser importante) así que busqué alternativas.
    Al final en una tienda de “agricultura” acostumbrados a lidiar con enfermedades “del campo” me vendió un espray llamado “Sarners, elimina la sarna, higiene y protector de la piel de conejos, gazapos y perros”.
    Ese espray fue una bendición, le eché al conejo y al día siguiente ya vi mejoras, le curaba!!
    Al cabo de unos meses como el conejo seguía saliendo al patio, volvió a coger esa enfermedad provocada por los ácaros, pero esta vez en el morro/nariz (ya que en las patas y orejas le iba poniendo espray como prevención), fue horrible, no podía ponerle el espray en la nariz/boca porque pica, y la pomada era más lenta que el parásito, así que al final el conejito murió.
    No sé si puede suceder lo mismo con los gatos, pero ese espray si lo hubiera utilizado antes, me habría ahorrado muchos esfuerzos y sufrimiento al conejillo.

    1.    Monica Sanchez dijo

      Siento mucho lo de tu conejo 🙁 Lástima que al final no se pudo recuperar.
      En cuanto al spray que mencionas, he estado investigando y resulta que es tóxico para los gatos. Pero si alguna vez nuestro gato tiene sarna, el veterinario nos puede dar una pipeta que elimina los ácaros. Eso sí, valen más que una pipeta normal (la que me recomendó mi veterinario por ejemplo para mi perra valía 40 euros, con eficacia de 1 mes), pero vale cada euro que cuesta. Enseguida se le quitó, y no ha vuelto a tener nada.
      Por cierto, nos alegra de que te guste el blog 🙂

Escribe un comentario