Convivir desde pequeños con Gatos


Cuando tenemos hijos, es muy normal que al llegar a cierta edad empiecen a pedirnos tener mascotas, ya sean perros o gatos. Sin embargo, esta es una decisión que no podemos tomar a la ligera ya que existen algunos factores que pueden complicar la convivencia entre nosotros y los animalitos.

En algunas casas, los animales con pelo se encuentran descartados como mascotas para los niños, Generalmente los adultos se quejan de problemas de rinitis o alergias causadas por el pelo y la caspa de estos animales, que en el momento de cambiar de pelaje empiezan a desencadenar procesos alérgicos.

Si alguna persona alérgica esta en contacto con el pelo de los gatos o incluso de los perros de pelo largo, el organismo empezará a reaccionar ante el pelo y la caspa, que poco a poco empiezan a quedar en la nariz de la persona como si fuera un elemento extraño y surge una inflamación en la nariz, seguida por irritación en los ojos, tos y otra clase de síntomas.

Sin embargo, si desde muy pequeños enseñamos a nuestros hijos a convivir con estos animalitos, va a ser muy improbable que ellos desarrollen este tipo de alergias. Entre más chiquitos estén los niños, su cuerpo se acostumbrará y desarrollará la capacidad para defenderse de los alérgenos que producen rinitis, dermatitis o asma.

Es por este motivo, que además de la alegría que nos brindan las mascotas en casa, los buenos momentos y la compañía, que además hoy en día se recomienda tener animalitos en casa para ayudar a desarrollar defensas en el cuerpo de nuestros hijos pequeños. Así que ahí tienen todos una muy buena razón para adoptar un animalito y darle un nuevo hogar junto a su familia.


Escribe un comentario