Controlando la agresividad de tu gato

Así como nosotros los seres humanos, en algún momento de nuestra vida, podemos experimentar momentos agresivos, en los que perdemos el control, nuestros gatitos también pueden experimentar lo mismo. Sin embargo, en el caso de los gatos, este tipo de momentos agresivos, pueden llevar a que el animalito nos ataque, nos muerda o nos arañe, por lo que ninguno quiere tener que lidiar con un gato agresivo. Es por este motivo que el día de hoy, les traemos algunos consejos para que puedas aprender a controlar a tu gato agresivo, presta mucha atención.

El primero consejo que te traemos es castigarlo con el látigo de la indiferencia. Obviamente no hablamos literalmente de un látigo, sino tratar de ignorarlo y mostrar indiferencia hacia él. Cuando el animalito se ponga agresivo, debes frotarle el hocico muy suavemente con uno de tus dedos y evita prestarle atención por unos minutos. De esta manera, el felino empezará a entender y a apreciar los juegos tranquilos sin llegar a volverse agresivo.

Otro de los consejo que te traemos que puedes poner en práctica con tu animal, es  cambiar su atención, manteniéndolo entretenido. Esto lo puedes lograr utilizando un pulverizador de agua, y echarle un poco de liquido y luego entretenerlo con uno de sus juguetes. Vas a notar, que inmediatamente el animalito empezará a jugar solo y se olvidará de ser agresivo o de actuar de tal manera que podría terminar convirtiendo un tierno momento en una batalla campal.

Si tienes alguna duda, o consideras y sospechas que tu animal está actuando agresivamente por cualquier otra razón, te recomiendo que consultes con tu veterinario o con un entrenador de animales para que puedan darte una mano y ayudar a tu animalito.


Escribe un comentario