Conductas compulsivas en los gatos

Así como nosotros los seres humanos, tenemos algunas conductas que son compulsivas y repetitivas, nuestros animalitos también pueden tenerlas. Estas manías o costumbres les llevarán a repetir comportamientos con muchísima regularidad. Es importante destacar que esto no será ningún tipo de problema, ya que ellos suelen repetir sus hábitos, cuando se encuentran aburridos y necesitan entretenerse.

Sin embargo, en muchas ocasiones, este tipo de comportamientos, dejan de ser esporádicos y se convierten en una rutina constante, que hace que sea compulsiva, poniendo en riesgo la salud del animalito y su calidad de vida. Es por esta razón, que el día de hoy, les traemos algunos de los hábitos compulsivos más habituales, para que usted los conozca y empiece a tomar cartas en el asunto, preste mucha atención.

Chupar lana es, sin duda alguna, uno de los hábitos más habituales que podemos notar en nuestro gato, y que además debemos evitar, ya que puede que el animal no se contente con chuparla sino que puede llegar a tragar los hilos de lana, lo que puede ocasionarle una oclusión intestinal que requerirá una intervención quirúrgica.

Morderse la cola es otro de los comportamientos que se pueden volver compulsivos. Generalmente los gatitos, pueden empezar repitiendo este comportamiento en forma de juego, pero al convertirse en algo habitual y permanente, puede terminar creándole lesiones y hasta hemorragias en su cola. Tal como ocurre con los perros, este comportamiento se debe a que el animal esta sometido a un alto nivel de estrés, así que te recomiendo que trates de salir con tu gato al parque, o de jugar con él y entretenerlo de alguna u otra forma.


Escribe un comentario