Cómo tratar los ácaros en los gatos

Gato rascándose

Con el buen tiempo los peludos comienzan a rascarse, principalmente las orejas, pero también el lomo, el comienzo de la cola y la barriga. Y es que los parásitos ahora es cuando aprovechan el calor para despositar sus huevos en los animales, algo que les desagrada tanto a ellos… como a los cuidadores.

Hoy veremos cómo tratar los ácaros en los gatos, a fin de poder evitarlos todo lo posible.

Los ácaros, como decíamos, se posan en aquellas zonas donde la piel es más fina, y también en las que el gato tiene más dificultad para llegar con sus patas. Afortunadamente, en clínicas veterinarias o en tiendas de animales podremos encontrar antiparasitarios ideales para eliminarlos y conseguir así que el felino vuelva a estar tranquilo. Entre los productos de mayor eficacia destacamos aquellos que son químicos, es decir, aquellas pipetas, sprays o collares que utilizamos normalmente para desparasitar al animal.

Para estos parásitos se recomienda más el spray, pero si sale al exterior o es preferible usar pipetas, las cuales se deben de poner en la parte superior del cuello, un poco más arriba de donde va el collar. Así, evitaremos que el gato pueda llegar a lamerse en esa zona.

Limones

Pero si tu peludo es sensible al principio activo de la pipeta, o si prefieres optar por insecticidas naturales que puedes hacer en casa, en ese caso puedes hacer lo siguiente:

  1. Exprime de dos a tres limones
  2. Pon a hervir agua en una olla (dos litros serán suficientes)
  3. Una vez que hierva, añade el zumo
  4. Déjalo un par de minutos

Por último, sólo debes de esperar doce horas. Entonces podrás ”darle un baño” a tu gato, humedeciendo un trapo. Si no le gusta el agua, exprímelo un poco de tal manera que no esté empañado, y pásaselo por todo el cuerpo.

Ahora que hace calor, de buen seguro que te lo agradecerá.


Escribe un comentario