Cómo tratar a un gato estresado

Gato maullando

¿Tu peludo ha empezado a soltar mucho más pelo de lo normal? ¿Se le ve nervioso, y a veces tiene comportamientos inadecuados? Sin duda, todos nosotros podemos ser víctimas del estrés. También nuestros queridos amigos de cuatro patas.

Hoy descubriremos cómo tratar a un gato estresado, y cómo devolverle la tranquilidad que caracteriza a los felinos.

Un gato estresado es un animal que puede comenzar arañar los muebles o a ti mismo/a, a tirar cosas al suelo. En casos graves puede llegar a quitarse pelo él mismo, o a perseguirse la cola. Todos estos síntomas son señales inequívocas de que nuestro amigo lo está pasando mal, y necesita ayuda para volver a ser el que era, una ayuda que nosotros como cuidadores deberemos de darle.

La manera correcta de tratarlo es siempre con calma, sin tensión. Los felinos son especialmente sensibles a nuestras emociones, y se pueden ”contagiar” de nuestro estado de ánimo muy fácil y rápidamente. Sabiendo esto, será muy recomendable no cogerlo en brazos, al menos hasta que lo veamos más calmado. Lo ideal será acariciarlo por la espalda, poco a poco, hasta que veamos algún gesto que nos indique que debemos de parar, algo que sabremos si:

  • Golpea la punta de la cola contra el suelo
  • Mira fijamente con los ojos totalmente abiertos
  • Se le eriza el pelaje del lomo
  • Enseña los dientes
  • Maulla en un tono grave
  • Ataca (sólo lo hará si se ignoran las demás señales, al sentir que no le dejamos marcharse)

Si tu gato está estresado es muy importante evitar exponerlo a situaciones de tensión, ya que podríamos agravar el problema. En el mercado hay productos que ayudarán al gato a relajarse, como un producto que imita a las feromonas felinas e, incluso, infusiones hechas con plantas medicinales siguiendo las recomendaciones de un profesional veterinario.


Escribe un comentario