¿Cómo sé que mi gata está embarazada?

Gata embarazada

El embarazo es una etapa durante la cual todas las hembras, independientemente de la especie a la que pertenezcan, están más sensibles. Si tu gata está embarazada es muy probable que notes cómo cambia un poco su comportamiento. Puede volverse más cariñosa o, por el contrario, más arisca. A medida que su estado va avanzando, pueden aparecer comportamientos agresivos hacia sus cuidadores. Pero es algo completamente normal, y no debe de preocuparnos.

Si no sabes si tu peluda está embarazada hoy te contaré las señales que pueden indicar que está esperando descendencia.

Pero antes de poder identificar su estado es importante saber que el embarazo de una gata dura aproximadamente 63-69 días, pero no será hasta que la tercera semana que empezamos a ver cambios apreciables. Aún así, si tu querida amiga solía irse a dar una vuelta por la noche dejará de hacerlo, para evitar ponerse en peligro a ella… y sobretodo a sus bebés.

El vientre se le empezará a abultar hacia el final del primer mes, que será cuando los cachorritos comiencen a ganar peso. Será entonces cuando los cambios de comportamiento se harán visibles, debido a la acción de las hormonas y, también, a las pataditas que darán los gatitos dentro de su madre.

Gata

Es en esta etapa en donde la gata estará más sensible de lo habitual, y es por ello que, ahora más que nunca, es muy importante que todos en el hogar tengan una convivencia tranquila, ya que cualquier tensión que haya puede hacer que nuestra amiga se sienta muy estresada; algo que podría dificultar tanto el embarazo mismo como el parto.

Cuando ya esté a punto de alumbrar, los llantos y maullidos se harán cada vez más frecuentes, debido a que se siente muy incómoda, y sabe que ya que le queda poco para parir. Será entonces cuando empiece a buscar su ”paridero”. Podemos hacerle uno nosotros poniéndole una cama amplia y cómoda, pero si prefiere otro lugar, no hay que obligarla a parir donde nosotros queramos, a menos que esté haciendo mucho frío y decida parir en el suelo; en tal caso se colocarán mantas por la habitación. Una vez llegado el momento, hay que dejarla hacer, es decir: intervendremos sólo si es necesario.

Si todo ha ido bien, lo cual sucede la gran mayoría de las veces, la mamá gata habrá dado a luz entre dos y siete bolitas de pelo sanas. ¡¡Enhorabuena!!


2 comentarios

  1.   Carol dijo

    Cuando los cuatro gatitos de mi gata iban a nacer, la mamá parecía que se orinó y después se enclaustró en la habitación bajo la escalera… y cuando nacieron los gatitos, ella sólo quería que yo los tomara.
    Eso es raro? Se le contagió la mentalidad humana de presumir de las crias?… No, más bien… Ella me consideraba un gato o algo así después de que se me pegó su olor? Por qué se orinó antes? Y por qué en la habitación bajo la escalera?

  2.   Monica Sanchez dijo

    Hola Carol.
    ¿Tocaste los gatitos cuando nacieron? Si es así, es probable que quisiera que tú las tuvieras. En caso contrario, es un comportamiento curioso, sí. Si se orinó justo antes de parir, fue porque ”rompió aguas”, y no debes preocuparte. El por qué lo hizo en ese rincón, en realidad sólo lo sabe ella. Quizás le pareció el lugar más idóneo.
    De todas maneras, lo importante es que te asegures de que los gatitos estén bien. La madre debe de cuidarlos, y si no lo hace, te dejo el enlace de cómo alimentar a un gatito: http://www.notigatos.es/como-alimentar-a-un-gatito-abandonado/
    Si te han quedado dudas, vuelve a escribirnos.
    ¡Feliz fin de semana!

Escribe un comentario