¿Cómo se juega con un gato?

Gatito

Ha llegado tu gatito a casa. Sabes que tienes que pasar tiempo con él, darle mucho cariño, jugar… Espera, ¿jugar? Mmmmh…, ¿y cómo se juega con un gato? Es normal que esta pregunta nos ronde por la cabeza, especialmente si no hemos tenido antes. A veces los humanos somos un poco brutos cuando jugamos con ellos, y ésto puede influir en el carácter de nuestro amigo y compañero.

Es aconsejable seguir los consejos que te vamos a dar a continuación, a fin de evitar lo máximo que se pueda que nuestro felino se convierta en un gato nervioso, ansioso o incluso que muestre comportamientos inadecuados.

Primera norma: no le dejes jugar con tu cuerpo (manos, pies, cabello…)

Esto es muy importante, quizás la norma más importante de la lista. Los gatos jóvenes tienen muchas ganas de jugar con… ¡todo!, y eso incluye tus manos, pies, … todo lo que es susceptible de moverse. Si mientras estáis jugando te araña, detén el juego inmediatamente. Es posible que ahora que es cachorro te haga un daño que puedas soportar, pero dentro de unos meses habrá crecido y sus uñas se convertirán en garras afiladas capaces de hacerte un buen y doloroso arañazo.

Segunda norma: divertirse, sí, pero con tranquilidad

A los gatos les encanta correr, mordisquear, saltar encima de otro gato si convive con más,… Todo esto puede hacer que nosotros actuemos de una forma … no del todo apropiada. Puede que nos animemos demasiado y expresemos nuestra alegría de una manera que nuestro gato puede considerar un poco excesiva. No debemos ponernos nerviosos.

Tercera norma: pon un objeto (juguete) entre tu gato y tú

Para jugar de una manera sana con tu mejor amigo, es muy recomendable que juegues siempre con un juguete: una pelota, un plumero con ratón,… Esto, además de resultarle muy divertido, evitará arañazos y mordiscos indeseados.

Gatito

Así, poco a poco conseguirás tener un gato adulto que sabrá jugar sin arañar a los humanos.


Escribe un comentario