¿Cómo se diagnostica el PIF?

Cómo se diagnostica el PIF

Actualmente no existe una forma específica de diagnosticar el PIF. Las biopsias que se realizan a los tejidos afectados pueden ser las ideales a la hora de confirmar un diagnóstico, pero, lamentablemente, cuando se realizan el gato suele estar muy enfermo y ya no se le puede salvar la vida. Normalmente este procedimiento suele efectuarse sólo tras el examen post mortem.

En el caso de que el veterinario sospeche que el gato esta enfermo realizará un examen minucioso del animal, incluyendo sus ojos y el sistema nervioso. Cuantos más hallazgos consistentes se encuentren más posibilidades del que gato padezca esta enfermedad.

Cuando se nota algo de líquido en su cavidad peural o abdominal se realiza el análisis de dicho fluido. Cuando los signos del líquido no son muy evidentes se realizará una radiografía o una ecografía, que será muy útil para determinar las cantidades de líquido que existen en las cavidades.

Muchos veterinarios consideran necesario realizar una punción elogiada para obtener una muestra del líquido. El fluido debe tener una apariencia densa y de color pajizo. La presencia del fluido en la cavidad no nos confirmara la presencia de PIF ya que existen otras enfermedades que pueden generar este signo clínico. En el caso de que el líquido se acumule en la cavidad abdominal como pleural el diagnostico de PIF es mucho más probable.

Más Información – Peritonitis Infecciosa Felina


Categorías

Enfermedades

Maria

Trabajo como editora de contenidos desde hace un largo tiempo, disfruto escribiendo acerca de diferentes temáticas y siento una gran curiosidad... Ver perfil ›

Escribe un comentario