¿Cómo salvar un gato del agua?

Aunque diferente a lo que muchas personas piensan, los gatos les guste o no el agua, son excelentes nadadores, y aunque pueden nadar sin ningún tipo de problema en un lago, una piscina o incluso en el mar, si disfrutan hacerlo, aún el mejor nadador puede llegar a ahogarse si se agota o el agua es demasiado fría. Es por este motivo que, si tienes una piscina en casa, y tienes temor a que tu gato caiga en ella, es importante que sepas como debes sacar a tu animalito del agua para no causarle stress o terminar empeorando la situación.

Primero que todo, es importante que trates de llegar al animal lo antes posible, evitando tirarte al agua desesperadamente ya que hará que el animal se asuste y pueda tragar agua. Debes ingresar al agua rápidamente pero cuidadosamente, sin descartar entrar con un flotador. Debes agarrar a tu gato por la cola o por la parte posterior de su cuello, o simplemente dejar que el animalito se agarre del flotador utilizando sus patas delanteras.

Una vez que el animal esté agarrado, puedes empezar a nadar hacia la orilla, y cuando ya estén fuera del agua en tierra firme, trata de mantener a tu mascota boca abajo, tratando de moverlo fuertemente para drenar el exceso de agua que pueda haber dentro de sus pulmones. El agua en los pulmones puede ser mortal para el animalito ya que evita que el oxigeno circule en ellos. En este momento si tu animalito no responde será buena idea llamar de inmediato al veterinario, y empezar a realizarle un masaje cardíaco.

Recuerda que para prevenir toda esta situación lo mejor será que siempre estés atento a tu animalito, así como también te encargues de protegerlo de la zona de la piscina para evitar que caiga dentro de ella. Como siempre decimos es mejor prevenir que tener que cuidar.


Escribe un comentario