Cómo saber si mi gato está deprimido

Gato desanimado

Los gatos, al igual que nosotros los seres humanos, también pasan por etapas malas en las que se sienten tristes y apáticos. Generalmente no duran más que unos pocos días, pero si han perdido a algún ser querido pueden sentirse realmente apáticos durante semanas.

Así, si ves que últimamente a tu amigo le pasa algo, sigue leyendo para saber cómo saber si mi gato está deprimido.

Antes de empezar es importante recalcar que la depresión es una causa de, nunca el origen de. Por ejemplo, si pasan los días y no tiene estímulos físicos ni psíquicos, es más que probable que termine aburrido primero, y deprimido después.

Se piensa que se pasan el día durmiendo, y que sólo necesitan comida y agua, pero la realidad es muy distinta: si no se pasa tiempo con ellos, al final el no hacer nada les pasa factura.

Gato naranja triste

Teniendo esto en cuenta, los síntomas de la depresión felina son, pues, los siguientes:

  • Disminución de la actividad diaria: pasa prácticamente el día durmiendo, y cuando está despierto, se pasea de un lado a otro durante un breve periodo de tiempo.
  • Tono de ‘voz’ más alto: los gatos deprimidos elevan el tono de su maullido, como si trataran de decirnos que ”me siento triste, necesito ayuda”, o como si llamasen a su amigo fallecido.
  • Llantos: si ves lágrimas en sus ojos, es la señal inequívoca de que hay que hacer algo, y hay que hacerlo ya. Tu gato no se encuentra nada bien, y está intentando decírtelo.
  • Pérdida o aumento del apetito: como ocurre con la depresión en los humanos, los gatos deprimidos pueden o comer más de lo que necesitan, o menos.

Si tu compañero peludo tiene uno o más síntomas, es conveniente llevarlo al veterinario para que lo examine y le ponga el tratamiento más adecuado si está enfermo. En el caso de que su salud sea buena tendremos que modificar nuestra rutina: pasar más tiempo con él, jugar, darle mucho cariño… en definitiva, hacerle sentir que no está solo y que forma parte de la familia 🙂 .

Poco a poco se irá sintiendo mejor.


Un comentario

  1.   Mercè dijo

    Desde luego el humor de un gato cambia mucho cuando; come bien (sano) su comida preferida, les acariciamos hasta que ronronee, necesita jugar (un compañero es esencial aunque sin celos), entorno limpio.y cálido. Y si no mírate ¿Te imaginas comiendo lentejas cada día, sólo, sin tele y pasando frio? Su entorno limpio (agua, comida, cama) también cuenta.

Escribe un comentario