Cómo saber si mi gato es ciego

Gato de pelo largo

Nuestros peludos, con la edad, van perdiendo facultades al igual que ocurre con todos los demás seres vivos incluyéndonos a nosotros. Es posible que pierdan piezas dentales, que deje de asearse con tanta frecuencia como antes, o que incluso se desoriente.

Hoy vamos a tratar un tema que nos preocupa a todos aquellos que somos amantes de estos animales, y es la de cómo saber si mi gato es ciego. Hay diferentes maneras de saberlo, y todas ellas las vas a descubrir a continuación.

La ceguera es un problema que, sobretodo al principio, dificulta mucho la vida al gato. Hay razas que son más susceptibles de acabar ciegos como los ángora, pero como decíamos, también pueden ser consecuencia de la edad. Los cambios en el comportamiento más notables que verás en tu gato son los siguientes:

  • Desorientación: no sabe dónde están las cosas con la misma facilidad que antes.
  • Caídas o tropiezos: al no poder ver, las caídas o tropiezos son muy habituales, sobretodo durante los primeros meses, al no poder calcular las distancias correctamente.
  • Empieza a utilizar más el olfato y el oído: cuando no puedes ver, sólo te puedes guiar por lo que te indica tu nariz y/o tus orejas. Estos dos sentidos es probable que terminen desarrollándose más para que el animal pueda continuar su día a día.

Cara de gato

Tratar con un gato ciego no es difícil. En realidad, lo único que cambia es que deberemos de tener más cuidado con él y hablarle en un tono bajo, suave, para no sobresaltarle. Si vives en una vivienda con escaleras, lo ideal es que le pongas una barrera para niños a fin de evitar que pueda acceder a ellas.

Tan importante como los demás consejos es la de acudir al veterinario para saber qué tipo de ceguera tiene, y ponerle el tratamiento más adecuado según su caso.

Y no te olvides de seguir queriéndole, pues ahora más que nunca necesita sentirse querido 😉 .


Escribe un comentario